El déficit se resiste a bajar

larazon

El déficit público —y su consecuente acumulación en forma de deuda pública— sigue siendo uno de los grandes problemas de la economía española. En 2015 no cumplimos con la reducción comprometida de nuestro desequilibrio presupuestario y, como consecuencia, estuvimos a punto de ser sancionados por Bruselas. Por suerte para el gobierno y por desgracia para los españoles, la Comisión Europea optó por otorgarnos dos años más de plazo para reconducir nuestras cuentas: en 2016 deberemos rebajar el déficit del 5,1% del PIB al 4,6%, en 2017 al 3,1% y en 2018 al 2,2%. Sin embargo, y a pesar del muy moderado ajuste que se nos reclama en el presente ejercicio, las cifras de momento no están acompañando.

El déficit de la Administración Central del Estado se disparó en julio un 20% hasta ubicarse en el 2,66% del PIB: en poco más de medio año, ya rebasamos la marca registrada durante la totalidad del año anterior (2,4%), cuando deberíamos estar reduciéndola. Es verdad que, según explica el Ministerio de Hacienda, este estallido del déficit se debe a la liquidación definitiva del sistema de financiación de las comunidades autónomas y de las corporaciones locales del año 2014, pero ese matiz no es una excusa válida: primero porque la liquidación del sistema de financiación territorial forma parte todos los años del saldo presupuestario de la Administración Central; segundo porque, aun excluyendo la liquidación, el déficit del Estado se ubicaría en julio en el 2% del PIB, muy cerca del objetivo del conjunto del año (en 2015, el déficit de la Administración Central entre julio y diciembre se incrementó en otros 5.000 millones, lo que, de repetirse en 2016, dejaría su desequilibrio presupuestario al mismo nivel que el año anterior, incumpliendo así su compromiso). Los motivos de esta decepcionante evolución son de sentido común: los ingresos no crecen y los gastos no caen tanto como sería necesario.

Por el lado de los ingresos, la rebaja del IRPF y de Sociedades en 2015 continúa lastrando su expansión a pesar del crecimiento económico que vivimos. Por el lado de los gastos, su tímida reducción responde esencialmente a cuestiones cíclicas y no a recortes estructurales del tamaño del Estado: así, sólo en intereses de la deuda y en prestaciones por desempleo, el gasto se reduce en 5.300 millones de euros (equivalente a casi el 20% de todo el déficit); en cambio, los desembolsos dirigidos a remunerar a los empleados públicos o a transferencias sociales continúan aumentando sin freno. En contra de lo que sostiene el gobierno, si queremos terminar cumpliendo con el déficit público no nos va a quedar otro remedio que abrir una nueva ronda de ajustes que pinchen, de una vez por todas, la burbuja estatal con la que estamos cargando desde hace más de una década.

También te puede gustar

2 comments

  1. Señores:

    EL TAN CACAREADO CRECIMIENTO SE DEBE AL DÉFICIT PÚBLICO.-

    En cuanto dejas de tener déficit público, dejas de tener crecimiento.

    Añadan que el dato-PIB tiene problemas de credibilidad muy serios.

    Todo es mentira.

    HAY UN PROBLEMA MUY SERIO DE DISTRIBUCIÓN DEL PIB-RENTA.

    NO HAY BURBUJA ESTATAL. HAY BURBUJA DE PARÁSITOS EXTRACTORES DE RENTAS, la mitad de los cuales utilizan para su extracción los Presupuestos Generales del Estado:
    – INMOBILIARIAS,
    – PENSIONES,
    – INTERESES PLAZOFIJISTAS, Y
    – SUPERSALARIOS.

    Ahora viene un horror: DÉFICIT PÚBLICO SIN CRECIMIENTO, pero con aumemto importante de las rentas inmobiliarias, porque como decís los cínicos “yanosestamosrecuperando”.

    Saludos cordiales.

  2. Señores:

    TODOS LOS PRECIOS BAJAN MENOS LOS INMOBILIARIOS, QUE ENCIMA SUBEN MUCHO.-

    Por otro lado HAY QUE REDUCIR EL DÉFICIT PÚBLICO.

    Blanco y en botella:
    – exprimimos la materia imponible inmobiliaria, y
    – bajamos las pensiones públicas que se pagan hoy.

    Lo demás es música celestial.

    Desregular y bajar impuestos no se puede plantear razonablemente porque no hay tiempo, aparte de que en ningún sitio está escrito que ambas cosas mejoren la economía si no cambia la distribución de la Renta, como se probó en España con la liberalización del suelo (PP, 1998) y el “tax rebate” (PSOE, 2008).

    ¿PARA QUÉ TRABAJAR Y EMPRENDER SI LA RENTA SE LA VAN A LLEVAR EXTRACTORES IMPRODUCTIVOS (CASEROS, PENSIONISTAS, PLAZOFIJISTAS Y SUPERASALARIADOS)?

    El gripaje de España (del que la parálisis política es lo más evidente) se debe a que, como se distribuye mal la Renta, hay que completarla con Renta traída del futuro, y se ha llegado al fondo del callejón sin salida del endeudamiento, por lo que la economía está en situación de ESTRANGULAMIENTO FINANCIERO TOTAL FINAL.

    En esta situación es una sandez andar con teorías “de mercadillo”, como cuando empezamos de cero en un mundo nuevo. Hay que actuar directamente sobre lo viejo y hay que hacerlo ya.

    El PP y el falsoliberalismo proponen continuar como estamos, con financiación del contribuyente alemán, adornarnos con cataplasmas “leydeofertademandistas”, cruzar los dedos y esperar.

    Estos días andan pididiendo en el Parlamento 11 abstenciones, o 6 síes, o una combinación de ambas cosas, para que siga en el Gobierno un Registrador de inmuebles viejo, acusado por su Tesorero de estar años cobrando dinero negro, casado con una constructora de provincias, y cuya mano derecha esta casada con un personaje central del sector inmobiliario español. Aparte de ello, es un epónimo del modelo muerto: es el moderno Arias Navarro del Espíritu del Doce de Febrero.
    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Esp%C3%ADritu_del_12_de_febrero

    La situación es irracional porque el inmomaquis y su quintacolumna, que son quienes están boicoteando la Transición Estructural capitalista, están siendo muy buenos haciendo creer que no han roto un plato y que los secuestradores somos los normales. Pero son ellos quienes:
    – han arruinado las Cajas de Ahorros,
    – han llevado al Estado al Fiscal Limit,
    – han toreado a las autoridades de la UE interpretando torticeramente el Memorandum de Entendimiento impuesto tras el Rescate,
    – han congelado la basura inmobiliaria en contra del ortograma capitalista,
    – han creado el monstruo de Podemos, fracasando en dejar hecho polvo al PSOE, y
    – han fracasado en su ideíta de que unas segundas elecciones les permitirían gobernar sin problemas.

    Estamos muy, muy asustados con lo que está pasando.

    Saludos cordiales.