El roaming libre no es gratis

larazon

El mercado de las telecomunicaciones es un mercado oligopolístico porque así lo han decidido los distintos Estados nacionales: son ellos los que asignan las licencias móviles para poder operar en “su” espacio radioeléctrico; sin su plácet, ninguna nueva empresa puede entrar y plantar cara competitiva a las ya establecidas por decisión estatal. Es esta restricción la que “obliga” a los distintos gobiernos a regular en favor de los consumidores este mercado adulterado. Sin embargo, y en contra de lo que suele imaginarse, estas regulaciones en defensa de los usuarios conllevan consecuencias no intencionadas que pueden terminar perjudicándolos.

Tomemos el reciente caso de la propuesta de la implantación del “roaming como en casa” por parte de la Comisión Europea. Aparentemente, constituye un rotundo abuso el que las compañías de telefonía móvil nos cobren un precio distinto por las llamadas o las transferencias de datos desde el extranjero. Sin embargo, la razón por la que nuestro proveedor móvil nos cobra por la itinerancia de datos en el exterior es que, a su vez, el operador de telefonía móvil del país extranjero le cobra a nuestro operador nacional.

Este cobro entre operadores (un mercado mayorista en el que no participamos los usuarios finales) tiene sentido que exista dado que la compañía extranjera ha de dar cabida en su red a usuarios que no son sus clientes, lo que significa que debe poseer capacidad de red suficiente como para darles cabida: en países con gran afluencia turística, como España, la recepción anual de millones de visitantes requiere de una amplia sobrecapacidad para mantener la calidad del servicio doméstico y dar cabida a los usuarios foráneos. Los cobros por roaming buscan rentabilizar esta inversión en sobrecapacidad de la red: cuestión distinta, claro, es que el precio del mercado mayorista pueda estar inflado debido a la ausencia de una verdadera competencia intraeuropea.

Ahora bien, en contra de lo que tiende a pensarse, el fin del sobrecoste del roaming no implicará la conclusión de cualquier abuso oligopolistico, sino la sustitución de unos perjuicios por otros probablemente mayores. Bajo la propuesta de la Comisión, cualquier ciudadano europeo que visite España disfrutará de las mismas tarifas que en su país de origen (lo que elevará sustancialmente el uso del roaming en España), pero su operador pagará a las telefonía a españolas precios mayoristas (también regulados) muy inferiores al coste real de proveer ese servicio en nuestro país.

¿Resultado? O los españoles pagamos más por nuestras tarifas internas (para subvencionar indirectamente a los visitantes comunitarios) o la calidad de nuestros servicios móviles se deteriorará irremisiblemente. Nada es gratis.

También te puede gustar

12 comments

  1. No entiendo mucho este artículo. Vamos a ver, el tema es que si estamos.en Europa no es sólo para tener libre circulación de personas, bienes y una moneda en común. Veo correcto que Europa “obligue” a las operadoras (que por cierto muchas tienen sus propias redes en varios países europeos) a no cobrar roaming. Vodafone ya lo aplica tb toda Europa incluyendo Suiza Noruega Islandia y es algo que ha salido de ellos. Eso se llama ser diferente y hacer las cosas bien. Estas deben ser las reglas del juego en Europa igual que un producto chino para venderse en Europa debe estar descrito o tener una etiqueta en el ido ma de país donde se vende. Las operadoras si bajan la calidad ya vendrán otras. Pepe phone yoigo simio .. nada es gratis esta claro pero el que quiera clientes q se mueva.

    1. Tu error está en “si bajan la calidad ya vendrán otras”. Eso sería en un libre mercado, pero actualmente no pueden entrar otras a menos que los estados den el visto bueno.

      El hecho es que en España no pueden operar más que las cuatro que ya hay. Estas cuatro tienen que dimensionar sus redes para dar cabida a los turistas que nos llegan y actualmente cobran el roaming a la compañía original del turista para pagar esa sobredimensión.

      Supongamos que un millón de clientes de Telekom vienen de Alemania a España. Con el roaming actual Telefónica le cobra unos céntimos a Telekom en cada llamada, y con estos céntimos financia la red extra para acomodar a ese millón de clientes. Es decisión de Telekom repercutirle esos céntimos a sus usuarios o hacerle ver que “es gratis” cobrándoselo en la tarifa habitual (es lo que hace Vodafon). Si Telefónica no cobra esos céntimos y está obligada a acomodar al mismo millón de clientes sólo hay dos posibilidades: o bien mantiene la red pequeña con lo que los usuarios españoles habituales y los turistas sufrirán la merma de la calidad, o amplia la red a costa de las tarifas que pagan los usuarios españoles.

  2. Hola, Vodafone da el roaming gratis integrado en algunas d sus tarifas, lo que le hace diferente y atractivo frente a sus competidores.

    Según tú, Vodafone lo hace bién por este motivo. Entonces, ¿por qué quieres castigarles haciéndoles perder su rasgo diferenciador? ¿Castigamos los que lo hacen bién?

    Lo que se extrae del artículo es que si el mercado de redes no estubiera tan regulado, no haría falta obligar a nada. Podrían entrar nuevos competidores a ofrecer servicios – como roaming a menor precio – que los viejos no ofrecen.

    Los Estados por un lado son los causantes del problema y por el otro pretenden solucionarlo – obligando a hacer cosas indeseables a empresas que acaban afectando negativamente al consumidor.

  3. Juan Ramón, si se liberalizara el mercado: ¿como compensarías el hecho de que las empresas actuales parten con ventaja pues antiguamente eran monopolios estatales?

    Saludos

    1. Interesante pregunta. Está claro que la “liberalización” (mejor, privatización) se hizo mal, igual que tantas otras. ¿Hay solución para volver atrás en el tiempo o daño hecho por el Estado en el pasado, se tiene que quedar en el pasado porque revertirlo dañaría a accionistas actuales que nada tuvieron que ver con la chapuza inicial?

  4. No digo de Carugate a Vodafone. Digo que esas.deben er las normas de juego. Es decir cualquier ciudadano europeo pueda viajar por Europa usando su teléfono. El que ya lo haga perfecto el que no que se adapte. Eso que se comenta que las empresas no invertirán si no cobran un extra.. pues bien lo veremos. El que dice que ahora no puede entra otras si no da el visto bueno entiendo que kas que están pueden seguir haciéndolo si hay unos baremos de calidad que cumplen si no mierda.

  5. A mí hay una duda permanente en lo que respecta a la propiedad y/o uso de “algo” que antes no se usaba. La teoría dice que algo es de quien primero lo encuentra y lo explota. Muy bien, tiene lógica, aunque la aplicación práctica es compleja a veces (si soy el primero en llegar a Venus, es mío el planeta entero o solo dónde instalo mi base? y si es lo segundo, ¿con cuántos metros de parcela?). Pero en un momento determinado aparece el espacio radioeléctrico. En ausencia de Estado, ¿de quién es el espacio radioeléctrico? ¿del primero que detecta que existe? ¿del primero que lo explota? ¿solo el ancho de banda que utiliza? ¿y si utiliza todo el ancho de banda simplemente para que no lo utilicen los demás? ¿no es acaso mío también ese espacio porque lo estoy “pisando” todo el rato?

    Imaginemos que mañana se descubre el espacio XYZ que sirve para cargar eléctricamente cualquier cosa sin necesidad de enchufes. Si lo descubro y exploto yo, ¿es mío entero?

    Supongo que es bueno no tener respuestas a todo, seríamos unos arrogantes estatistas si fuera así, jeje.

    1. Ho Pin, Jaja no creo que se pueda tener respuestas para todo ya que no se puede conocer todo, pero estos debates quedan bien para al menos reflexionar y activar las neuronas.

      Lo de la propiedad es algo curioso. Yo creo que para que algo se pueda decir que es tuyo deben darse varias cosas no sólo una (aunque esté incluida esta). Y el principio de originalidad quedar intacto obviamente, porque digamos que es el indicador del origen de tal apropiación.

      No creo ya mucho exclusivamente en Locke sobre este tema. Creo que es acertado pero incompleto.

      El planeta no podría ser tuyo principalmente porque no eres el primer usuario directo por así decirlo o no deriva de ti o…
      entre otras cosas como ya digo.
      Tu cuerpo sí se podría decir que es tuyo pero cuando puedes controlarlo, usarlo con cierta autonomía…
      no está muy claro que sea tuyo o deba serlo en los casos que no se dan los requisitos que se tienen que dar.

      ¿Cuales son absolutamente todos ellos? eso es lo que no sabría decirte, quizás por un problema de incapacidad para definir o del lenguaje por ponernos un poco nietzscheanos.

      1. En la película “The Martian” decían que Marte era “aguas internacionales”. Es decir, que tu base en tu barco con el ordenamiento jurídico de la bandera que ondee.

        Los liberales también reniegan muchas veces del principio “Finders, Keepers” como en el caso de la propiedad intelectual porque no hay “escasez”. Otra cosa es que no haya conflicto alguno…

    2. La verdad es que es bastante sencillo si tenemos en cuenta que al fin y al cabo solo emites en una banda en una zona. Pon que hay alguien que ha estado emitiendo en tal banda en tal zona con según que potencia, si empiezas a emitir en esa banda en cerca de esa zona y afectas al servicio del primero, éste podrá reclamar que él estaba antes. Si no le afecta, no podría quejarse.

      Desde luego eso generaría un uso seguramente muy distinto al actual y no se decirte si realmente es más provechoso tener algunas frecuencias reservadas en grandes áreas por un administrador central en lugar de una jungla, pero no veo un problema de propiedad, como no lo veo en que no se reserven grandes extensiones de tierra.

    3. Como bien dices en tu comentario, del que primero lo encuentra Y LO EXPLOTA. Si llegas a Marte será tuya la parcela de tu base y la que consigas explotar.

      Tanto el terreno marciano como el espacio radioeléctrico sin utilizar podrían reclamarse en los tribunales. Por ejemplo, supongamos que X dice que el espacio radioeléctrico entre 1 y 2 MHz es suyo, y tiene 10 canales transmitiendo cada 0.1 MHz. Yo descubro una nueva tecnología que me permite transmitir en 1.15MHz sin interferir su señal de 1.1 ni 1.2 MHz, aunque X habia dicho que ese espacio le pertenecía… El tribunal me daría la razón a mí, ya que no “agredo” su señal y soy de hecho el primero en “descubrir” o explotar la banda de 1.15 MHz.

      De la misma forma si llego a Marte y me establezco en una zona que X jamás ha pisado ni explotado, pasa a ser mí propiedad. Los costes de defender esa propiedad que no explota son tan altos que a X no le interesa hacerlo.

      Estamos acostumbrados a que la propiedad la reconozca el estado, cuando históricamente la propiedad la reconocían los demás. Durante la conquista del Oeste las propiedades se reconocían entre los colonos. La gente sabía hasta dónde llegaba la explotación de Johns y cuáles eran las reses de Smith. Si llegaba un nuevo colono y se instalaba en terreno no explotado, los demás le reconocían tácitamente la propiedad y le daban la bienvenida. Si por contra insistía en instalarse en terreno reconocido como ajeno, los demás no se lo reconocían como propio y se negaban a hacer negocios con él.

  6. La Comisión llega tardísimo a este juego. Debería haber creado un mercado único de las comunicaciones en vez de regular una libertad en 28 distintos, desde el momento que quedó para cada estado siguiera a su bola con sus propias licencias que no son reconocidas en otro país… incluso las empresas que tienen redes en varios países las tratan como redes distintas.

    Tuvo otra oportunidad con los operadores virtuales y de nuevo lo desaprovechó. Solo había que dar un operador virtual a todo el que tenga una red en Europa y a los demás que opere en todos los paises.

    Al final cargarse el roaming no tiene consecuencias, los precios estaban completamente inflados y los operadores pueden mantener una red en condiciones al precio de operador virtual de aquí. Pero la forma de hacerlo mediante regulación es la peor, por intervenir.