Las familias deberían gastar más en educación

larazon

Según la encuesta de presupuestos familiares elaborada por el INE, el gasto medio por hogar en educación ascendió en 2015 a 380 euros, un 37% más que hace una década. En total, 7.000 millones de euros para el conjunto de la economía, algo menos del 0,7% del PIB. Para muchos, se trata de una cifra escandalosa y excesiva: idealmente, las familias no deberían hacer frente a ningún tipo de desembolso para costear la formación de sus vástagos. Pero eso es prácticamente lo que ya sucede en la actualidad: en España, el gasto total —público y privado— en educación asciende a casi 55.000 millones de euros anuales y, de ellos, 42.500 millones (el 78%) son controlados por el Estado a través del presupuesto. A su vez, de esos 42.500 millones, 5.500 se destinan a financiar la enseñanza concertada y los otros 37.000 van a parar a los centros públicos.

En otras palabras, dos tercios de todo el gasto educativo se concentran en la burocracia estatal; un 10% es reservado por el Estado para sufragar los centros concertados; y el resto se canaliza por las familias a la enseñanza privada no concertada y a todos los demás gastos complementarios no cubiertos por el Estado (libros de texto, uniformes, etc.). Es decir, mientras cada familia destina directamente de media 380 euros en la enseñanza de sus hijos, el Estado gasta a su nombre una media de 2.300 euros por hogar.

En este sentido, si algo debería resultarnos escandaloso no es cuánto gastan las familias, sino lo mucho que gastan los políticos por ellas: tres veces más en materia educativa. Tal desproporción solo significa que el Estado posee mucha más influencia que los padres —en calidad de tutores— a la hora de orientar formativamente a las generaciones venideras. Acaso se diga que semejante situación resulta lógica en tanto permite que los hijos de la mayoría de familias españolas puedan disfrutar de una educación de calidad: sin gasto público, suele alegarse, muchos de ellos quedarían excluidos del sistema. Pero eso no es así: el gasto público en ésta, y en todas las restantes rúbricas presupuestarias, se nutre de los impuestos que soportan los ciudadanos. Si éstos abonaran muchos menos impuestos, podrían hacer frente por sí solos a tales gastos que hoy maneja caprichosa y arbitrariamente el Estado.

De hecho, aun cuando sí fuera cierto que el Estado deba redistribuir la renta para que la inmensa mayoría de españoles puedan costear la enseñanza de sus hijos, no tendría por qué ser el sector público quien determinara cómo y en qué deben gastarse esos 42.500 millones de euros que a día de hoy dedican a educación el conjunto de las administraciones públicas. Una alternativa que otorgaría mucha mayor autonomía a las familias a la hora de determinar la instrucción de su prole sería que, por un lado, se liberalizara totalmente el sector de la enseñanza (menos regulaciones del Estado acerca de qué y cómo se enseña) y que, por otro, el Estado distribuyera en forma de ‘cheques escolares’ esos 42.500 millones de euros de presupuesto: serían en tal caso los padres quienes decidirían a qué colegios llevar a sus hijos usando el cheque como medio de pago.

En realidad, sin embargo, el mejor cheque escolar que se les puede entregar a los españoles es una enérgica rebaja de impuestos que les habilite a determinar qué tipo de servicios sociales desean recibir. Debemos transitar desde la imposición política de la educación y del resto de áreas monopolizadas por el mal llamado Estado de Bienestar a la soberanía ciudadana sobre todas ellas.

¿Adiós a la dualidad?

El Tribunal de Justicia Europeo dictaminó esta pasada semana que la indemnización de los contratos indefinidos y de los contratos temporales debe ser la misma en España. El fallo abre la puerta, en consecuencia, al contrato único que venía defendiendo Ciudadanos. Y, ciertamente, la divergencia de indemnizaciones por despido que imponía la ley resultaba enormemente distorsionadora del mercado: generaba (y sigue generando) una muy rígida dualidad que ni siquiera los tibios cambios introducidos por la reforma laboral del PP lograron reducir. Por tanto, el fallo podría contribuir a mejorar la regulación de nuestro mercado de trabajo. Sin embargo, debemos estar vigilantes dado que también podría empeorarla: si la indemnización de ambas figuras contractuales se iguala por arriba, entonces el resultado será un encarecimiento general del despido, lo que supondría un innecesario y dañino freno a la contratación. España debería avanzar, más bien, a una liberalización plena de las modalidades contractuales, permitiendo que sean trabajadores y empresarios quienes pacten en cada caso su propia indemnización.

Manirrotos presupuestos de Ahora Madrid

Ahora Madrid continuó en 2015 y durante parte de 2016 con la rápida reducción de la deuda del Ayuntamiento que ya se inició bajo el gobierno de Ana Botella. Sin embargo, sus propios dirigentes ya anunciaron su intención de abandonar cualquier política de austeridad en la segunda mitad de 2016 y, sobre todo, a partir de 2017. Justamente por ello, el Ministerio de Hacienda manifestó este pasado viernes que los presupuestos presentados por Ahora Madrid para 2017 no pueden ser autorizados por la administración central, dado que incumplen la regla de gasto y ello atentaría contra la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Pese a ello, desde la concejalía de Hacienda del consistorio madrileño siguen empeñados en saltarse la regla de gasto, rebelándose así contra las directrices del Ministerio. Poco a poco, pues, los dirigentes de Podemos y de Izquierda Unida van quitándose la piel de cordero que se colocaron antes de las elecciones del 20-D para aparentar moderación y sensatez económica.

Más descentralización fiscal

Según un reciente estudio de la Universidad de Vigo, España es uno de los países europeos con mayor descentralización fiscal, por encima de Alemania, Austria, Bélgica o Italia y sólo por debajo de Canadá, Suiza, EEUU o Suecia. Para muchos, este dato ilustrará que resulta del todo innecesario seguir descentralizando la tributación española, pero tal conclusión sería un error. Primero, porque los países con mayor descentralización son, como observamos, los más prósperos del mundo. Segundo porque España sigue siendo un país donde los gastos están más descentralizados que los ingresos, y resulta imprescindible avanzar hacia la corresponsabilidad entre ingresos y gastos dentro de nuestras administraciones. Y tercero, porque gran parte de la descentralización fiscal de España es ficticia: aunque las comunidades poseen la titularidad sobre ciertos tributos, buena parte de su recaudación es posteriormente redistribuida entre las restantes autonomías, todo lo cual diluye el grado de descentralización tributaria efectiva. A mayor competencia fiscal interior, menores impuestos para los contribuyentes y mayor transparencia entre las administraciones.

 

También te puede gustar

15 comments

  1. ¿La elevada descentralización fiscal de Suecia se debe a la multitud de tasas municipales?.

    Una cosa me parece un poco desconcertante…. Rallo defiende siempre la descentralización fiscal y si acudimos a su libro “Una revolución liberal para España” considera que sólo debe existir un IVA o un IRPF del 5%. Hay una contradicción. A no ser que se refiera a limitarlos constitucionalmente y a una cierta competencia a nivel municipal respetando estos topes máximos.

    En cuanto a la mayor transparencia… depende, por ejemplo, en USA, el “sales tax” no se incluye en el precio de la etiqueta, llevándote una sorpresa cuando recibes el ticket de compra.

    1. Requiemsoul, yo diría más que centralización o descentralización, es la limitación o disminución de poder. Digamos que la gente actúa mal principalmente porque puede hacerlo, independientemente de que lo desee o no. Así que tampoco queda muy claro que sea la educación el eje central debido a que se puede incluso adoctrinar para hacer cosas perjudiciales, véase Oriente Medio.

      Tampoco hablo de que se lobotomice a la gente para restarle poder de actuación porque puede que restes así capacidades que no perjudiquen ni mucho menos, pero lo que está claro es que es un tema de naturaleza humana más que del verbo y acción de imponer.

      Hay a quien le conviene que exista el relativismo por todos lados, debido a que en cada acto digamos que siempre habría un lado bueno, bastaría con relacionarlo con lo sucedido desde otra perspectiva.

      El problema que adolece aquí, es que hay cosas que las mires por donde las mires, verás lo mismo. Un ejemplo que me gusta pensar a mí es el de un objeto esférico.

      Lo que vengo a decir, es que si todo fuera relativo y concretamente al punto de vista, sería imposible ser descriptivos. Ya no digo ni objetivos…

      Solo tienes que imaginar que si por cada cosa que existe hubiera una interpretación diferente, al verla desde otra posición, ¿cómo se podría definir algo?

      Es más es que las propias dimensiones de un objeto ya pueden impedir que se observe otra cosa desde otro punto del espacio. O incluso la propia limitación cognitiva del observador.

      En fin, que me pongo offtopic y rallazo.
      En síntesis, conviene el relativismo para no pagar por tus actos.

  2. @Requiemsoul:

    A mí me parece mucho más transparente lo de Estados Unidos. Aquí la gente no es consciente de lo que paga en impuestos porque no los ve salvo que se fije en el ticket (en el caso del IVA). Allí está bien claro que es un robo del Estado.

    En cuanto a la descentralización fiscal, lo que yo entiendo es que el 5% de IVA que propone sería impuesto estatal, y en el caso de haber otros, serían los municipales. La otra opción es que el 5% sea simplemente una propuesta teórica, mientras que una forma de avanzar hacia una menor presión fiscal es mediante la descentralización.

    1. Tienes razón. No lo había pensado de ese modo . Sin embargo, no visualizar previamente el precio final de compra no me parece del todo transparente.

      Las normas regulatorias y fiscales deben ser claras, sencillas y estables durante el tiempo. En los últimos lustros países como USA, España o Canadá sufren una hiperinflación legislativa: elevando barreras y la incertidumbre. Canadá ha tratado de controlar este desmadre eliminando una ley por cada ley aprobada.

      Del mismo modo que hay empresas que reducen la variedad de sus productos para mejorar su impacto, la toma de decisiones de los clientes y evitar productos superfluos sin relevancia, estos métodos/principios deberían aplicarse a todo sistema fiscal y regulatario.
      La descentralización es positiva pero muchas veces se generan sobrecostes por la mutitud de niveles administrativos que existen (local,provincial, regional, nacional, supranacional..). Y los asesores encantados :))

      1. Requiemsoul, muy buen comment. Yo creo que en el fondo es un problema de estabilidad lo que se puede presentar, incluso al 5 %.
        Hay cosas que por su propia naturaleza no requieren de estabilidad o al menos no de una forma tan relevante ya que no duran o no deben durar.

        Pero estas cosas son para que duren se supone. Entonces…

        1. Es tan difícil llegar como mantenerse. Para alcanzar un Estado” mínimo” ya no del 5-10%, sino simplemente del 20-25 % se necesita una enorme masa crítica o “infiltrase” en algún gran partido.
          Y para asegurar la consistencia temporal se requiere de alguna norma constitucional y como todo regla política puede romperse.
          Resumiendo: el minarquismo o el anarcocapitalismo es un hobby jeje!.

  3. Yo prefiero los diplomas privados a los ‘títulos oficiales’ para la ‘educación superior’. Son mucho más flexibles, prácticos, y en definitiva de mayor calidad (aunque hay de todo, claro). Además, el desarrollo de recursos en internet permite una formación más autodidacta y personal. Sin embargo, como social liberal, sí creo que debe haber unos estándares básicos, aunque sean más básicos que los que dicta el presente régimen socialdemócrata. Debe haber Una ‘educación universal de mínimos’. No solo por cohesión social, también porque muchos hogares, cuando han pagado cosas básicas como el alojamiento, la alimentación, el vestido o el transporte, no pueden ni podrán costearse una necesaria tutorización de sus hijos menores (al menos unos guías-profesores- tutores de educación básica). Ni siquiera pueden pagar un servicio que cuide de esos hijos menores mientras ellos trabajan. Y no creo que la familia, la caridad o el asociacionismo puedan cumplir por sí solos ese papel. Luego algún sistema público/concertado de guarderías/escuelas para esos hijos menores deberá haber, aunque sea no obligatorio sino un complemento a lo que el mercado ofrece.

  4. Perdón si hay algo que se me ha escapado. Si el gasto total es 55.000 millones y el Estado controla 42.500, la diferencia es 12.500, no 7.000.

    En cuanto a que el mejor cheque escolar es la rebaja de impuestos, totalmente de acuerdo, porque siempre se escapa de la ecuación que algunos, conscientemente, no tenemos hijos pero aún así pagamos la educación de los que sí quieren tener hijos. El socialista de turno dirá que esos hijos de los demás pagarán mi pensión. Yo le respondo que renuncio a mi pensión pública a cambio de no sufragar ni la educación ni la jubilación de los demás. Acabamos siempre con que soy un ogro insensible que desayuno niños crudos por la mañana, pero lo cierto es que me siento totalmente fascistogocitado si esa palabra existiera.

      1. Pues sí, son otras cifras y sigo con esa misma duda, ¿qué es ese gasto privado que no es de las familias? Si no es de las familias y es privado, debe ser de las empresas, pero ¿qué gasto tienen las empresas en educación de tanto volumen? ¿qué empresas? Vamos, que básicamente hay que leerse el informe, pero son 300 páginas. Solo lo he mirado por encima, aunque cuidado que una cosa es el gasto y otra cosa el financiador, quizá de ahí vienen parte de las diferencias con las cifras de Rallo. Si el Estado te da una beca, quien financia primariamente es el Estado, otra cosa es a que lo dedique el becado.

        1. Tienes toda la razón. Nada mejor que ir a la fuente original.

          Si sólo tenemos en cuenta la educación reglada, el gasto total asciende a 42000 millones de euros. De los cuáles 7000 millones corresponden a las familias.
          Cuadro 5.1

          La cifra de 69.000 millones incluye otras partidas como el gasto en educación no reglada, el gasto de las empresas en formación de sus trabajadores a lo largo de la vida laboral, gasto en formación de desempleados por parte de las Administraciones Públicas, gasto de capital etc.
          Es decir, este gasto se refiere a colectivos más amplios, no a lo que entendemos normalmente por alumno.
          Cuadro 4.1

          http://www.fbbva.es/TLFU/dat/Informe_Cuentas_Educacion_Espana_2000_2013.pdf

          1. Perfecto, incluye lo que quizá estamos dejando fuera de la educación y solemos llamar más formación.

            Gracias

  5. Requiemsoul, yo creo que si se busca la estabilidad, habrá que ver que es lo que desestabiliza un sistema primero digo yo.
    El anarquismo no tiene poder para desestabilizar, sino ya habría derrocado al Estado hace tiempo. La conclusión es que es el Estado el que puede desestabilizar la anarquía.
    No es que la anarquía sea inestable per sé, es que es débil o frágil porque esta basada en la ausencia de fuerza y coacción, entonces es una perita en dulce para que el surgimiento de un Estado incluso de forma endogena a su sistema.

    Esa es mi tesis.

    También hay gente que confunde la anarquía con el terrorismo. Bazofia ignorante habría que decir.