Los bancos centrales juegan con los mercados

larazon

Los bancos centrales poseen una influencia desproporcionada sobre nuestras economías, en tanto en cuanto ostentan el monopolio de la creación de “dinero”. Su poder es tan elevado que ni siquiera necesitan tomar decisiones para que las repercusiones comiencen a sentirse: sus pronunciamientos son capaces de influir gravemente sobre las expectativas de consumidores o inversores y, por tanto, sobre sus actuaciones. En la Eurozona todavía tenemos muy presentes las mágicas palabras de Mario Draghi en julio de 2012 que calmaron rápidamente las potentes tensiones financieras que a punto estuvieron de destruir el euro. En EEUU, los discursos de Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal entre 1987 y 2006, se examinaban con sumo detalle para poder anticipar cuáles serían sus movimientos y poder sacar partido de ellos.

Frente a las tradicionales “operaciones de mercado abierto” (open market operations, en inglés), durante las últimas décadas han ido cobrando cada vez más fuerza las llamadas “operaciones de boca abierta” (open mouth operations), consistentes en interpretar las palabras y las gesticulaciones de los banqueros centrales para ser capaces de anticipar el curso futuro de sus actuaciones. Lo que se dice cuenta tanto o más que aquello que se hace, al menos en el corto plazo.

Justo por ello, las bolsas europeas sufrieron ayer caídas significativas por la mera expectativa de que la Reserva Federal volviera a elevar los tipos en el muy corto plazo. Si la Fed finalmente encareciera el precio de su crédito en algún momento durante las próximas semanas, la decisión se interpretaría como una muestra de voluntad más firme y decidida a acabar con la era del “dinero barato” de lo que las zigzagueantes palabras de los miembros de la Fed habían dejado entrever hasta el momento. Y un alza de los tipos de interés se espera que podría acarrear efectos contractivos en tanto contribuiría a apreciar el dólar frente al resto de divisas, minoraría el margen de ganancias de la banca estadounidense e incentivaría a los inversores a trasladar su capital desde el mercado bursátil a otros instrumentos de renta fija que ofrecieran mejor precios que en la actualidad. Todo lo cual, se teme, dañaría a una economía como la estadounidense que ahora mismo está mostrando ciertas señales de debilidad.

Pero justamente porque una subida de tipos puede ser contractiva en el corto plazo, la Fed sigue sin pronunciarse con claridad acerca de sus verdaderos planes con respecto a la implementación de la política monetaria en el corto plazo. Lejos de publicitar un calendario sobre sus actuaciones futuras que sea transparente para el conjunto de los operadores de mercado, continúa dando bandazos para evitar despejar las actuales dudas: “ahora sí quiero subir tipos, ahora no”. Y es que, aun cuando su objetivo último sí parece ser el de terminar revertiendo en el muy largo plazo la actual política monetaria ultraexpansiva, la Fed está deliberadamente evitando ser clara para no afectar ya de lleno a las expectativas de los inversores (sobre todo antes de las elecciones): sólo así puede conseguir alargar durante un tiempo más los efectos artificialmente estimulantes de esa política monetaria que ya debería haberse suprimido hace mucho tiempo. Estamos, pues, ante una treta más de los omnipotentes bancos centrales para manipular los mercados a su arbitrio.

En suma, si algo dejan claro este tipo de comportamientos, que unos días recalientan la bolsa y la otra la pinchan como si fuera un juguete en las manos de un niño caprichoso, es que necesitamos otro marco de la política monetaria: no uno que otorgue un poder gigantesco a un ente público, sino uno que proporcione reglas previsibles y estables al conjunto de los agentes económicos. El monopolio de los bancos centrales es incompatible con ese nuevo marco monetario.

 

También te puede gustar

21 comments

  1. No lo entiendo. ¡¿De que se queja este señor, no estaba a favor de los especuladores, pues los Bancos Centrales son un especulador más?!
    ¡Qué sinsentido, en lugar de dedicarse a lo que es importante, la automatización y la medicina antienvejecimiento, aún trata de presentar al mercado como algo perfecto e impoluto!

  2. Buenos días Antonio,

    Los empresarios (y los especuladores entre ellos) arriesgan su capital y no tienen capacidad para coaccionar a nadie, salvo que estén amparados por los poderes públicos. Los Bancos Centrales arriesgan el capital de los demás, o lo que es peor, lo crean de la nada, y además tienen la capacidad de coaccionar y de manipular a todo el mundo (al menos a aquellos ciudadanos bajo su jurisdicción o influencia). La diferencia es notable, libertad frente a obligatoriedad y dirigismo.

    Por cierto, el mercado no es perfecto, como no lo es la sociedad ni lo somos los seres humanos; sin embargo en un entorno de libertad el mercado tiene un funcionamiento infinitamente más eficiente que sus alternativas, cualesquiera que sean.

    Todos los problemas sociales que parece que te preocupan se solucionarían mucho mejor en el libre mercado (en una sociedad más libre) que dentro de sistemas altamente intervenidos como los que tenemos actualmente en occidente.

    Un saludo.

    1. Gracias David por tu respuesta.

      Permíteme que con todo respeto, exprese mi asombro al leer por un lado que los mercados son imperfectos y que los empresarios (y especuladores) no tienen capacidad de coacción.

      Entiendo que una de las causas por las que el mercado es imperfecto es porque los concurrentes concurren en amplia desigualdad de condiciones. Así que, efectivamente, si que puede darse (y de hecho es lo que todos observamos en la realidad de cada día) la coacción (normalmente sin armas ni violencia, ciertamente) Lo habitual es que mucha gente concurra al mercado y acepte intercambios coaccionado por su necesidad.

      Así que no veo válido ese argumento para descartar la participación de los Bancos Centrales en el mercado. Son uno más de los actores del mercado. Y ahí, además de los empresarios (que por cierto, la mayoría, debido a sus características, también concurren coaccionados al mercado), los especuladores (si se incluye a los pequeños accionistas, pasaría lo mismo que en el caso de los empresarios) y los Bancos Centrales (fabrican un bien que se compra y vende en el mercado), también concurren políticos (modifican las reglas del juego) y tal vez otros.

      Aparte que se discute/ matiza la existencia de la libertad (… neurólogos de primera línea como Fuster, Tse o el mismo Libet que en un primer momento sugirió dudas sobre la posibilidad de hablar de libertad… http://actualidadvenezuela.org/2016/05/07/la-libertad-humana-desde-la-perspectiva-de-la-neurociencia/ ) me gustaría valorar los ensayos científicos que demuestran la superioridad del mercado frente a otras alternativas. Ya sabemos de los nefastos resultados del comunismo y podríamos aceptar esa experiencia histórica como ensayo científico. Bien, que otros ensayos se han realizado.

      Todo lo que no se demuestra científicamente podríamos calificarlo dentro de la categoría de mito o creencia. Por supuesto, lo científico esta (debe estar) continuamente expuesto a la falsación. Podrá ser más o menos útil hasta que una nueva hipótesis demuestre ser más válida. No niego que hablar de mitos y creencias no sea muy sugerente, motivador, efectivo o útil. En realidad esto ha llevado a la humanidad a realizar muchos hechos históricos de todo tipo, incluido matarse entusiásticamente unos a otros en repetidas ocasiones (y, por desgracia, continúa ocurriendo).

      Insisto, como mínimo la libertad es relativa y, por tanto, asimétrica. Así que sería un factor muy limitante en los ensayos científicos, habría que determinar exactamente que grado de libertad existe para cada uno de los concurrentes a ese mercado. Si no podemos medir lo anterior no podemos salir de la categoría de mito o creencia. Por lo que he podido leer la causa de la debacle económica mundial desde 2008 (como ocurrió en el pasado) ha sido la desregulación exigida por los más poderosos concurrentes al mercado financiero que los llevó a inundar el mercado con subprimes de valor más que dudoso. Eso hundió la confianza de los mercados (un elemento clave en economía)

      Así que, con una libertad que como mucho es relativa y muy asimétrica, y con un papel de la intervención que, como mínimo, debemos calificar como arma de doble filo (Hayek mismo abogaba por la renta de inserción) creo que nos movemos pura y plenamente en el terreno de lo mítico.

      Puesto a ello, yo aplaudo, apoyo y estimulo la postura de Juncker, Presidente de la Comisión Europea, que propone doblar la inversión hasta 2020. Yo aún acrecentaría la apuesta. Desde luego no derrocharía más en plutocracia ni burocracia sino que lo dedicaría íntegramente a automatización que nos permita eliminar el trabajo por necesidad, a medicina antienvejecimiento y a I+D+i. Sólo pondría límite a ese incremento de inversión a la capacidad de realizar los proyectos, es decir que esa inversión se tradujera en automatización (robótica + inteligencia artificial), eliminación de las enfermedades de la vejez y aumento indefinido de la longevidad (existen múltiples vías y avances científicos en ambos sentidos, con experimentos animales/vegetales exitosos, al menos un importante ensayo clínico con enfermos iniciado hace un año y previsto para otros cuatro años, la experiencia de Liz Parrish, etc, etc y, además, con la necesidad añadida de triunfar en estos empeños salvo que se quiera privar a la humanidad de un sistema público de salud y reducir esta atención al puñado de afortunados más privilegiados con lo que eso supondría) En realidad la humanidad se enfrenta a un escenario en el que tiene que afrontar retos inmensos y vitales, que no tienen nada que ver con los del pasado. Afortunadamente nuestras capacidades (para bien y para mal) también son inmensamente mayores. Yo destruiría los mitos que nos impiden superar esos retos pues nos va la supervivencia en ello.

      Un saludo cordial.

      1. Antonio confunde mercados imperfectos con coacción.
        Error típico de persona proEstado.

        Es más Antonio cree que el ser humano solo es libre si se le despoja de todo sentimiento, prejuicio e intuición. Es triste que se recurran a esos argumentos.

        1. ¿Podrías explicar la confusión?

          Yo no he expresado ninguna creencia respecto a la libertad, sólo he expuesto lo que plantean las investigaciones de las neurociencias al debate de si existe o no la libertad y cuales son las condiciones de esta.

          Los prejuicios son lamentables.

          Un saludo.

          1. Mercados perfectos=mismo poder de negociación.
            Tener menos poder de negociación no te hace menos libre. Ser libre es vivir dejando vivir.

            El enlace que has pasado son una sarta de supercherías que no llevan a ninguna parte. Eso sí, de paso criticando el individualismo occidental.

  3. Que te parece Juan Ramón, en dolarización el Banco Central del Ecuador que solo debería manejar la logística de reponer los dólares, un proxi oro, para Ecuador dolarizado (o debería cerrarse) ha usado los fondos de las reservas de los bancos de encaje y depósitos del sector público para dar crédito al gobierno y otras entidades publicas. Hasta quiere crear dinero electrónico y lo hace con incentivos tributarios como descuento.

  4. Siempre me ha resultado muy curioso como toda ese ejército de demócratas buenistas que hoy representan la mayoría de los electores no claman contra los bancos centrales. Creo que es más por ignorancia que por intención, salvo en la élite buenista, que cuando lleguen al poder quieren su propia máquina de imprimir dinero.

      1. No estoy de humor para preguntas trampa. Me dan igual las manos en las que esté, lo dañino es que tienen el monopolio legal.

        1. Yo no tengo ganas de perder el tiempo con respuestas evasivas. Me da igual que el monopolio lo tengan unos u otros poderosos, se llamen o titulen como se llamen o titulen. El poder es el poder. Siempre lo ha sido y lo será.

          Un saludo.

  5. Buenos días,

    La capacidad de coacción que hoy en día tienen determinadas personas y empresas no la poseen per se, sino porque la sociedad (mercados incluidos) no es libres; si lo fuera nadie tendría esa capacidad.

    Un saludo.

    1. David, buenos días. Suponiendo (que ya es suponer dada la investigación actual) que exista la libertad o que esta no sea relativa y asimétrica, ¿cuándo han sido libres los mercados y en que datos científicos se asienta tu afirmación?

      Un saludo cordial.

  6. LOS BANCOS CENTRALES SON BUENOS MÉDICOS.-

    Le dicen al enfermo de cáncer de pulmón:
    – «No te preocupes, lo tuyo es un catarro mal curado».

    Y, disimulada en la merienda, le dan la medicina contra el cáncer.

    Si hay suerte, el enfermo se salva. Si no, se muere contento.

    El mal enfermo es el que se querella contra el buen médico porque no le cura su catarro.

    Gracias por leernos.

    1. Un cuento breve pero malo de verdad. Se que hay muchos errores diagnósticos pero ya hay programas de Inteligencia Artificial que lo remediarán en breve.

      ¿Es eso todo lo que tienes que aportar?

      Gracias a ti.

  7. Buenos días Antonio,

    los mercados han sido más libres que en la actualidad en muchas épocas de la historia, por ejemplo en el s. XIX en EE.UU. No obstante no hay que irse a épocas pasadas para buscar buenos ejemplos, sino a épocas actuales para comparar aquellas sociedades que son más libres (Suiza)con las que no lo son (Cuba), a ver cuál funciona mejor.

    Un saludo.

    1. ¿Consideras, David, que eso son datos contrastables, científicos o meras opiniones?
      Espero que los consideres meras opiniones porque de lo contrario tendríamos que volver a inventar las unidades de medida… mucho retraso…
      Yo te preguntaba por datos científicos, Tu opinión ya la conozco.

      Un cordial saludo.

      1. En el Índice de la fundación Heritage puede examinar los factores que influyen en la libertad económica.
        Uno de ellos es el gasto público/PIB y si va a cualquier serie histórica se ha disparado desde la I Guerra Mundial.
        Otro factor crucial es la injerencia estatal vía regulaciones. En todas las economías avanzadas y, en el caso concreto de España, en los últimos 40 años se ha producido un fenómeno de hiperinflación legislativa.
        http://www.libremercado.com/2015-11-27/que-puede-hacer-espana-para-reducir-sus-mas-de-100000-leyes-y-normas-1276562405/

        Un dato curioso: en 1950 en USA sólo 1 de cada 20 trabajos requerían licencia, hoy el 25%.
        blogs.wsj.com/economics/2016/04/18/occupational-licenses-may-be-bad-for-the-economy-but-good-for-workers-who-have-them/

        Si quiere más información es muy recomendable el libro de Rallo: ” Una revolución liberal para España” con alternativas liberales basadas en ejemplos históricos para el funcionamiento de sectores dónde la injerencia estatal es elevada ( servicios sociales, educación, sanidad, sector bancario, sector eléctrico etc).

        Viendo sus anteriores comentarios, también le recomiendo que lea estos tres artículos de Rallo:

        -“¿Necesita el mercado de agentes racionales?”

        -“¿Somos esclavos del mercado?”

        -“¿Dónde está la mente del mercado?”

        1. Requiemsoul, gracias por la respuesta.

          Sin embargo, creo que referirme a una organización cuya finalidad es promover el liberalismo no es muy científico.

          Salvo que se defina primero libertad y mercado libre no puedo valorar de que forma la proporción gasto público/PIB define ambas.

          La desregulación es señalada por varios Premios Nobel de Economía, es fácil comprobarlo en internet, como la causa de la gravísima crisis de 2008 (pese a que Rallo pretende lo contrario en otro hilo) No he encontrado ningún Nobel de Economía que diga lo contrario, pero no he hecho una búsqueda exhaustiva. Mi terreno no es la economía.

          ¡Efectivamente, cada vez más se regulan los oficios y las profesiones! Por ejemplo, los antiguos médicos ejercían libremente y ahora se exigen un montón de requisitos. No se que pensar… De cualquier forma, creo que todo esto se acaba, la Inteligencia Artificial hará que en pocos lustros esta conversación carezca de sentido.

          Un saludo.

          1. Los seres humanos en la mayoría de sociedades estamos sobrecargados de regulaciones creadas por un puñado de burócratas y políticos, que justifican los millonarios sueldos que ganan con nuestros impuestos y creen que eso es el bien común. Basta ya de ahogarnos e esta intoxicación de reglas absurdas. Y lo peor es que hay gente que le encanta esta esclavitud . Ojala mis hijos o los hijos de ellos vean un mundo con un gobierno muy pequeñito (minarquico) y que los burócratas y políticos sean una total minoría.

          2. De nada, Antonio :)

            Puedes mirar otros índices como el de Fraiser Institue o el Doing Business, aunque es verdad que puede haber un sesgo ideológico y de confirmación.
            Más que nada quería mostrar los factores que influyen en la libertad económica y puedes analizarlos uno por uno por países a lo largo del tiempo (tarea más que titánica jeje! ). ¿USA tiene mayor gasto público que hace unas décadas y, en cambio, menos aranceles y unos sindicatos con menos poder? Es cierto.
            Ahora bien, en agregado se puede establecer que el liberalismo clásico concluyó con el inició de la I Guerra Mundial o un poco antes ( creación de la FED).

            Los grandes pilares que determinan la prosperidad de los países se pueden resumir en cuatro de forma intuitiva: División internacional del trabajo (especialización), Acumulación de capital (ahorro), Intercambio (comercio) y respeto de la propiedad privada (Instituciones formales e informales que garanticen la seguridad física y jurídica). Cualquier sociedad que los maximice andará por la senda correcta.
            Sólo compara Miami con la Habana, Botswana con Zimbabwe, Corea del Sur con Corea del Norte, Alemania Occidental con Alemania Oriental etc.

            No tengo ni la más remota idea de las implicaciones de la IA, supongo que avanzaremos hacia una sociedad transhumanista. Para que una máquina nos supere tiene que ser imperfecta. Nuestra genialidad reside precisamente en errar.