Golpismo adoctrinador

larazon

Suele afirmarse que el autoritarismo de los gobiernos dentro de una democracia queda limitado por dos instituciones: la Constitución y la separación de poderes. La primera establece el conjunto de libertades básicas de los ciudadanos fr1ente al ejecutivo, mientras que la segunda se encarga de organizar la estructura estatal de tal forma que sean otros organismos —parlamento y tribunales— los que desarrollen la Constitución (leyes) e interpreten su grado de cumplimiento por parte de todos los ciudadanos, incluyendo los que ocupan el gobierno. La teoría funciona bien sobre el papel, pero no siempre sobre la tangible realidad: basta con que un ejecutivo se insubordine, suspenda las garantías constitucionales decretando el estado de excepción y socave la independencia del resto de poderes públicos para que esta buenista arquitectura institucional salte por los aires.

Esto es lo que, precisamente, está sucediendo estos días en Turquía: el primer ministro Erdogan, aprovechando la conmoción social generada por el golpe fallido, ha suprimido la mayor parte de contrapesos existentes dentro del Estado turco para así acrecentar la concentración de poder en su persona. Por un lado, el país ha suspendido temporalmente la aplicación de la Convención Europea de Derechos Humanos y ha impuesto el estado de emergencia; por otro, se ha procedido a destituir a los más de 55.000 profesionales que supuestamente estaban al tanto y habían cooperado con la intentona golpista: 8.500 policías, 3.000 jueces y fiscales, 1.500 funcionarios del Ministerio de Finanzas y, sobre todo, alrededor de 45.000 profesores tanto de la enseñanza pública como de la privada.

Las cifras son bastante elocuentes: en contra de lo que reza la teoría democrática convencional, Erdogan sí sabe dónde reside el verdadero y genuino contrapoder a sus aspiraciones autocráticas. No en unos funcionarios judiciales o policiales díscolos que, en última instancia, pueden ser apartados de sus cargos por el propio Ejecutivo, sino en una ciudadanía no adoctrinada en la sumisión al Estado y, en consecuencia, predispuesta a alzarse en rebelión para defender sus libertades frente al abuso gubernamental. Por eso el profesorado turco ha sido el colectivo que ha padecido las mayores purgas de Erdogan: porque en el largo plazo éste sólo puede consolidar su despotismo lavándole el cerebro a las nuevas generaciones. De ahí que la separación de la educación y del Estado sea una condición esencial para proteger la libertad de los ciudadanos frente a sus gobernantes: una condición esencial en Turquía… pero también fuera de ella.

Seguir Leyendo
vozpopuli

¿Será Madrid la nueva City?

Tras el referéndum del Brexit, son muchos los políticos y analistas que pugnan para que el antiguo centro financiero del planeta, Londres, traslade su sede a alguna ciudad europea. En España, las apuestas se concentran en torno a Madrid, hasta el punto de que sus mandatarios regionales han intentado atraer a las entidades financieras londinenses […]

Seguir Leyendo
larazon

El déficit se atasca: recortemos el gasto

El déficit público continúa fuera de control. Es verdad que, desde el año 2010, las Administraciones Públicas han logrado recortarlo desde el 11% al 5% del PIB y que, en consecuencia, nuestra situación de desequilibrio presupuestario es sustancialmente menos grave que hace un lustro, pero eso no equivale a decir que hayamos escapado de la […]

Seguir Leyendo
economista

No a las compras de bonos privados por el BCE

El pasado 8 de junio, el Banco Central Europeo inauguró su programa de compra de bonos corporativos dentro de sus operaciones de flexibilización cuantitativa (QE). En poco más de un mes, el instituto emisor ya ha adquirido casi 11.000 millones de euros de euros en deuda de grandes empresas europeas: en el caso de España, […]

Seguir Leyendo
baner-de-okdiario

Contra la desigualdad, liberalicemos el empleo y la educación

La desigualdad es uno de los principales motivos de preocupación en España. Para muchas personas, la desigualdad sería detestable aun cuando no hubiera miseria: lo que en todo caso les molesta no es que existan pobres, sino es que haya distintos niveles de riqueza. Hace unos meses, el Instituto Juan de Mariana publicó un informe […]

Seguir Leyendo
banner libre mercado

Piketty no puede explicar Pokemon GO

Hace un par de años, el economista francés Thomas Piketty se convirtió en todo uno rockstar económico gracias a su libro Capital en el siglo XXI. La tesis esencial de esta obra es que las desigualdades mundiales están incrementándose como consecuencia de la propia dinámica del sistema capitalista: dado que los ahorradores son capaces de […]

Seguir Leyendo
larazon

Epicentro Italia: la banca europea vuelve a temblar

Tras la crisis económica de 2012 que estuvo a punto de arrastrar a la quiebra a países como España o Italia y que incluso llegó a amenazar la misma subsistencia del euro, la estabilidad financiera de Europa parecía garantizada: los gobiernos de Grecia, Irlanda o España acababan de recapitalizar a su banca a costa de […]

Seguir Leyendo
larazon

243 coches

Habitúan a repetir los dirigentes de Podemos que, una vez pasadas las elecciones generales, las referencias a la crítica situación de Venezuela han desaparecido de los medios de comunicación. De repente, nos dicen, Venezuela ya no interesa. En su caso, parece haber sucedido más bien al contrario: antes de los comicios electorales evitaban pronunciar la […]

Seguir Leyendo
larazon

El populismo judicial de las cláusulas suelo

La sentencia del Tribunal Supremo de mayo de 2013 que declaraba las cláusulas suelo nulas por abusivas fue un caso claro de populismo judicial: en un contexto en el que arreciaba la movilización social contra las entidades financieras a raíz de la mediatización de los desahucios, se optó por forzar una interpretación de las normas […]

Seguir Leyendo