Iguálenlas en libertad

larazon

La indemnización laboral es un coste laboral e incrementar los costes de un bien o de un servicio no incentiva su contratación, sino que la frena. Son dos proposiciones elementales —casi perogrullescas— que, sin embargo, conviene recalcar en aquellos momentos en los que algunos pretenden olvidarlas o que las olvidemos los demás. Así, la reciente sentencia del Tribunal de Justicia Europeo, según la cual los trabajadores interinos (incluso la totalidad de los temporales, en algunas de sus lecturas) deben cargar con la misma indemnización por despido que los indefinidos, ha sido interpretada unánimemente como la necesidad de igualar normativamente al alza estas compensaciones por cese contractual, encareciendo en consecuencia las de los temporales con respecto a las actuales.

Mas el efecto de encarecer la contratación temporal simplemente será el de desincentivarla. Acaso algunos lo celebren como una sana solución al más que cierto problema de la excesiva temporalidad de nuestro mercado laboral, pero dificultar la contratación temporal sin, al mismo tiempo, facilitar la indefinida no arrojará un mismo volumen total de empleo con idénticos salarios que en la actualidad, sino una de dos: o mismo empleo con menos salarios, o menos empleo con mismos salarios. Negar que un encarecimiento de la contratación no vaya a tener repercusiones o sobre el número de contrataciones o sobre las remuneraciones de esas contrataciones es simplemente pensamiento mágico: seguir creyendo en la multiplicación de los panes y de los peces merced a la providencia gubernamental. Pero si encarecer la indemnización por despido de los temporales contribuye a reducir su salario o su empleabilidad, ¿qué sentido tiene pegarse semejante tiro en el pie? Ninguno, salvo el de contentar las irracionales reivindicaciones del lobby sindical.

Para cumplir con la justicia europea existe una alternativa mucho más eficaz y sencilla: no establecer las indemnizaciones por despido en la ley, sino permitir su libre pacto entre las partes. Igualemos a fijos y temporales no en la cuantía no negociada de su indemnización, sino en la libertad para negociarla.

Seguir Leyendo
larazon

Nos engañaron

Una vez reventada la burbuja inmobiliaria española allá por 2008, el conjunto de las cajas pasaron a estar descapitalizadas. Cualquier observador externo mínimamente versado en analizar balances bancarios podía intuir, con una margen de error suficientemente aceptable, que el agujero heredado ponía en muy serio riesgo la viabilidad misma del sistema. No en vano, las […]

Seguir Leyendo
larazon

Cajerazo

La vía pública, como todo bien económico, es susceptible de usos rivales y conflictivos: unos quieren caminar sin obstáculos por la acera, mientras que otros prefieren instalar sus tenderetes ambulantes; unos desean manifestarse por alguna causa y otros acceder tranquilamente a sus viviendas. En general, parece de sentido común que la calle es un lugar […]

Seguir Leyendo
larazon

Parasitismo sindical

Los sindicatos dicen ser organizaciones preocupadas por promover los intereses de los trabajadores. Limpiándola de retórica marxista, no es una afirmación necesariamente inverosímil: los trabajadores tienen en algunos casos intereses comunes cuya promoción puede ser delegada a un agente especializado (los sindicatos). Por ejemplo, dentro de una misma empresa, los empleados pueden coaligarse para mejorar […]

Seguir Leyendo
larazon

Contratos coordinadores

Los tan denostados mercados se asientan sobre la cooperación entre los seres humanos: cada individuo coopera con el resto para producir los bienes que desea uno mismo o que desean los demás. El mecanismo fundamental para articular esta cooperación son los contratos: acuerdos voluntarios donde cada parte incluye las condiciones necesarias para cooperar con la […]

Seguir Leyendo
larazon

Barra libre de los bancos centrales, ¿hasta cuándo?

La agencia de noticias Bloomberg publicó hace unos días que el Banco Central Europeo estaba barajando seriamente la posibilidad de poner fin a su programa de compra de deuda pública: la famosa flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) que tantas alegrías ha dado a los gobiernos más manirrotos de la Eurozona pero que […]

Seguir Leyendo
larazon

El Estado es el bien

Theresa May, primera ministra por accidente, sacó hace unos días la metralleta para disparar contra la “izquierda socialista” y contra la “derecha liberal”, si bien quien concentró sus mayores invectivas fue esta última. A su entender, los liberales yerran cuando demonizan al Estado, pues éste “debe convertirse en una fuerza del bien” dirigido a proporcionar […]

Seguir Leyendo
larazon

No cumplimos ni congelando el gasto

A los pocos meses de que Rajoy llegara al poder, España se comprometió a cumplir con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (déficit público por debajo del 3% del PIB) en 2016. Sin embargo, las timoratas políticas de ajuste implementadas por el PP, unidas al electoralismo tributario previo a los comicios del 20-D (rebaja de […]

Seguir Leyendo
larazon

CNMV: genéticamente política

Los organismos reguladores como la CNMV o la CNMC son burocracias que pretenden controlar y administrar el capitalismo en función de criterios presuntamente objetivos: la ciencia ha descubierto ciertos “fallos de mercado” (como la información asimétrica o la tendencia a la oligopolización de ciertos sectores) que hacen imprescindible la intervención correctora del Estado. Por supuesto, […]

Seguir Leyendo
larazon

La UE renuncia a refundar el capitalismo

Tras la crisis financiera de 2008, el clamor de los políticos a ambos lados del Charco fue unánime: resultaba imprescindible refundar el capitalismo para que desastres como el de entonces no se repitieran. Tan pomposa refundación pasaba por regular un sector financiero que supuestamente había estado desregulado hasta ese momento, esto es, pasaba por obligar […]

Seguir Leyendo