Menos IVA para mí y que paguen los demás

banner libre mercado

La Gala de los Goya se terminó convirtiendo, como en tantas ediciones anteriores, en una crítica al Gobierno de turno para exigirle un mayor apoyo a la industria cinematográfica española. Si tradicionalmente la principal reivindicación del sector había sido el proteccionismo subsidiado –a saber, restringir la emisión de películas extranjeras y subvencionar las nacionales—, hoy existe otra piñata a la que golpear acaso con mayor contundencia: el “IVA cultural” del 21%, que, según nos dicen, habría arrasado completamente con el cine patrio.

Dejando de lado que no existe tal cosa como el “IVA cultural”, lo cierto es que los datos de espectadores e ingresos del cine español no parecen acreditar a primera vista que desde 2012 se haya producido un colapso sectorial: es verdad que 2013 fue un mal año, pero 2014 fue el mejor de toda la serie histórica, tanto en ingresos como en número de espectadores.

Sin embargo, hay que reconocer que los datos agregados resultan tramposos, en tanto en cuanto el éxito de unas pocas películas a pesar del elevado IVA podría estar enmascarando el fracaso de muchísimas otras películas debido al elevado IVA.

Más en concreto, un incremento del IVA no es especialmente dañino para los oferentes de aquellos productos –incluidas las películas– cuya demanda sea poco sensible a los aumentos de precio (es lo que técnicamente llamamos demanda inelástica): por ejemplo, si todo el mundo tiene muchas ganas de ver una determinada película, que el precio de la entrada suba de 8 a 10 euros como consecuencia del IVA no reducirá demasiado el número total de espectadores. En cambio, unos mayores impuestos sobre el consumo sí pueden ser devastadores para los oferentes de productos con una demanda muy sensible a los aumentos de precio (demanda elástica): por ejemplo, si se estrena una película de calidad media, que el precio de la entrada suba de 8 a 10 euros puede hacer desaparecer a una enorme cantidad –incluso a la práctica totalidad– de sus espectadores.

Por consiguiente, si en 2014 se estrenaron varias películas españolas que el público general percibía como de alta calidad (películas con demanda muy inelástica), eso puedo camuflar la elevada mortandad de películas que el gran público percibía como de calidad media o baja (películas con demanda bastante elástica). O dicho de otra forma, con un IVA más reducido, probablemente podrían haberse estrenado más películas españolas en 2014.

Acaso algún lector opine que si el gran drama del IVA cultural es que dejan de estrenarse películas mediocres, entonces tampoco hay demasiado motivo para tanta protesta: incluso podría interpretarse que la subida del IVA proporciona un filtro a priori de calidad. Mas este argumento es equivocado. Primero, porque una película puede ser percibida como de calidad mediocre por la mayoría de la población pero excepcional por un nicho reducido de espectadores: y no por ello deberíamos impedir o dificultar que se estrene. Y, segundo, porque aunque una película fuera de calidad mediocre para todo el mundo, tampoco hay razón para que se obstaculice su estreno con impuestos: si el valor que otorga una persona a 8 euros es inferior al que otorga a pasar la tarde en el cine viendo una película mediocre pero, en cambio, valora 10 euros más que ir al cine, ¿qué sentido tiene forzar tributariamente un aumento del precio de 8 euros a 10? Con ello no conseguiremos recaudar más –pues el espectador dejará de ver la película y no pagará nada de IVA–, pero sí lograremos reducir el bienestar de la sociedad –pues espectador y cineasta podrían haber salido mutuamente beneficiados con la entrada a 8 euros, pero ahora ambos perderán: uno se quedará sin ver la película y el otro sin los 8 euros–.

Es decir, los impuestos producen siempre una pérdida irrecuperable de bienestar que es tanto mayor cuanto más sensible sea la demanda (o la oferta) a los cambios de precios. Dado que la inmensa mayoría de las películas españolas –salvo contadas excepciones– exhiben una demanda muy elástica (a poco que suba el precio, dejo de verlas), es normal que los cineastas o los actores protesten contra el IVA del 21%. Se trata, además, de una reivindicación razonable que, a diferencia de las subvenciones o las regulaciones proteccionistas, puede ser perfectamente defendida desde posiciones liberales.

Ahora bien, que la crítica al elevado tipo general del IVA sea razonable, comprensible e incluso liberal no debería llevarnos a olvidar la profunda hipocresía ideológica de muchos de esos cineastas y actores, que, a renglón seguido, promueven subidas de prácticamente todos los restantes impuestos para sufragar un Estado mucho mayor al actual. Si ellos mismos están sufriendo en sus carnes cómo la subida del IVA desmantela sus industrias y genera pérdidas irrecuperables de bienestar, ¿qué creen que sucederá con el resto de la economía si nos lanzamos a incrementar masivamente los impuestos? ¿Qué pasará con la oferta y la demanda de trabajo si aumentamos los impuestos al trabajo? ¿Qué pasará con la inversión empresarial si incrementamos los impuestos a los beneficios empresariales? ¿Qué pasará con la oferta y demanda de cualquier bien de consumo si nos limitamos a reducir el IVA cultural pero mantenemos todos los demás? Pues sucederá, en mayor o menor grado (según las respectivas elasticidades de su oferta y su demanda), lo mismo que, según los cineastas, está sucediendo con el cine español.

¿A qué entonces tal ejercicio de sadismo desde la tribuna de los Goya? Si uno sabe –porque lo ha sufrido personalmente– que las subidas de impuestos destrozan la economía en forma de caídas de ventas, quiebras empresariales, despidos de personal o recortes salariales, ¿a qué viene exigir más impuestos (o apoyar a opciones políticas que exigen muchos más impuestos)? Probablemente se replique que lo anterior no es más que el precio que debemos pagar por disfrutar de un Estado de Bienestar. De acuerdo, pero entonces ¿por qué los cineastas no quieren pagar ese precio al tiempo que sí reclaman que lo paguen los demás? ¿Por qué reivindican para sí un privilegio que no desean extender como derecho general para el conjunto de la población?

La respuesta es muy sencilla, aunque bastante incómoda para quienes tienden a idolatrar el mundo de la cultura como una realidad social inmaculada y moralmente superior a, por ejemplo, el mundo empresarial. Los cineastas y actores congregados en la Gala de los Goya no son más que un lobby que presiona al Gobierno para defender sus intereses crematísticos. Toda sociedad altamente politizada está plagada degrupos de presión que intentan utilizar la coacción estatal en su propio beneficio y en perjuicio del de los demás: y, repito, la industria cinematográfica es otro de esos lobbies. Que muchos no lo perciban así –y que, en su lugar, sea vista por amplios sectores de la sociedad como un conjunto de abnegados intelectuales que luchan contra las injusticias sociales– tan sólo forma parte de la estrategia de ese lobby: convencernos a todos de que sus intereses personales (hoy bajar sólo el IVA del cine, ayer aumentar las subvenciones al cine español) son intereses generales para así empatizar con la población y ser capaces de instrumentarla políticamente para presionar con más eficacia al gobierno de turno en beneficio propio.

Por mi parte, y frente a reivindicaciones facciosas, me limitaré a defender intereses verdaderamente generales: bajen todos los impuestos a todos los ciudadanos, incluido el IVA del cine… aunque no sólo el IVA del cine.

Seguir Leyendo
banner libre mercado

Buenas noticias (y cautelas) en el mercado laboral

España cerró 2015 con una cifra de ocupados de casi 18,1 millonesde personas: 525.000 más que hace un año y prácticamente un millón más que a cierre de 2013. Se trata de cifras muy positivas que contrastan con las experimentadas durante lo más hondo de la crisis económica: entre 2009 y 2013 se destruyeron tres […]

Seguir Leyendo
banner libre mercado

El penúltimo robo de las pensiones públicas

Las pensiones públicas son un fraude piramidal digno de las más perversas maquinaciones de un estafador como Bernard Madoff. En otras ocasiones ya hemos denunciado la insostenibilidad del sistema en un contexto demográfico adverso o la injusticia que supone tanto su contribución obligatoria cuanto que las pensiones estatales (a diferencia de las privadas) no sean […]

Seguir Leyendo
banner libre mercado

¿Aguantará Arabia Saudí?

Aunque, hasta el momento, la muy intensa reducción del precio del petróleo haya supuesto una bendición para las economías que lo usan intensivamente como factor de producción (por ejemplo, España), es evidente que está constituyendo un verdadero mazazo para las economías productoras de crudo. Y es que el modelo de desarrollo compartido por todas estas […]

Seguir Leyendo
banner libre mercado

¿Son los países nórdicos tan prósperos como se nos dice?

En cierto modo, los países nórdicos constituyen una cuadratura perfecta del círculo: Estados gigantescos con prosperidad económica y muy bajos niveles de desigualdad. El acabose del liberalismo: ¿cómo justificar la reducción del Estado y el eventual incremento de las desigualdades si ni siquiera redundan en un mayor crecimiento económico? Como suele suceder, la realidad es […]

Seguir Leyendo
banner libre mercado

De clase media a clase alta

Según el Pew Research Center, la clase media estadounidense está desapareciendo: si en 1971 el 61% de la población integraba la categoría de clase media, en 2015 apenas alcanza el 50%. Es decir, por primera vez hay tanta gente en los extremos de la distribución de la renta (clase baja y clase alta) que en […]

Seguir Leyendo
banner libre mercado

¿Servirá de algo la promesa estrella de Rajoy?

Una de las promesas electorales más sonadas de Mariano Rajoy ha sido la de ampliar desde dos a cuatro años el mínimo exento de cotización a la Seguridad Social. A partir del 1 de marzo de 2015, cualquier empresario que contrate de manera indefinida a un parado (o convierta un contrato temporal en uno indefinido) […]

Seguir Leyendo

No necesitamos más gasto público en educación

Todos los partidos políticos están centrando una parte significativa de su campaña electoral en sus propuestas para reformar el sistema educativo. La idea central sigue siendo la misma desde hace lustros: incrementar el gasto público para que la escuela pública cuente con mayores recursos. En esta campaña, además, se ha incorporado la idea de que […]

Seguir Leyendo

El mito del gasto social en los países nórdicos

Los países nórdicos se han convertido en los principales referentes de los políticos españoles. Todos quieren ser Dinamarca, Suecia o Finlandia. En parte es comprensible: por un lado, sus altísimos impuestos y sus voluminosos Estados de Bienestar constituyen un poderoso reclamo para la izquierda; por otro, sus mercados relativamente más flexibles que en el resto […]

Seguir Leyendo