El Estado es el bien

larazon

Theresa May, primera ministra por accidente, sacó hace unos días la metralleta para disparar contra la “izquierda socialista” y contra la “derecha liberal”, si bien quien concentró sus mayores invectivas fue esta última. A su entender, los liberales yerran cuando demonizan al Estado, pues éste “debe convertirse en una fuerza del bien” dirigido a proporcionar “aquello que los individuos, las comunidades o los mercados no pueden conseguir”. La tesis de May contra el liberalismo, pues, se articula en dos partes: primero, el Estado es un agente del bien cuando cae en las manos correctas; segundo, el Estado existe para suplir aquello que la sociedad civil no logra por sí sola. Ambas tesis son, sin embargo, falaces.

En primer lugar, el Estado es, siguiendo la célebre definición e Max Weber, un monopolio territorial de la violencia: y el uso de la violencia contra una persona no puede equipararse prima facie con “hacer el bien”, algo que el propio Estado reconoce cuando proscribe, en el Código Penal que él mismo ratifica, la violencia entre ciudadanos. Si la única nota que distingue al Estado del resto de individuos es el derecho a iniciar arbitrariamente la violencia (exacción y erosión de la propiedad vía impuestos y regulaciones o restricción de la libertad de expresión, de movimientos, de prensa y de tráfico de bienes, etc.), ¿en qué sentido el Estado promueve el bien frente a las interacciones pacíficas del resto de ciudadanos? En ninguno. Por eso, como mucho, la deplorable coacción del Estado podría tener sentido a modo de ratio subsidiaria y última ante situaciones excepcionales como las guerras. Ése era, por cierto, el rol que los liberales clásicos —acaso con cierta ingenuidad— le asignaban al sector público: un vigilante nocturno y subsidiario del sector privado.

El En su segunda tesis, May parece suscribir este argumento: el Estado existe para hacer aquello que la sociedad no consigue por sí sola. Pero aquí claramente miente: la sociedad puede perfectamente proveerse su propia educación, sanidad o pensiones sin la coacción paternalista del Estado, pero el Estado se ocupa de todo ello. El Estado no aplica una violencia subsidiaria sobre las personas, sino una violencia preferente. Y May no quiere desmontar ese hiperEstado sino reforzarlo. Al final, pues, sólo apela al “bien común” para justificar la coacción estatal dirigida a imponerles a todos los británicos su particular y sectaria visión de ese bien común: no el bien, sino el mal.

Seguir Leyendo
baner-confidencial

¡Hurra! Menos pobreza y menos desigualdad en el mundo

El ciudadano medio de cualquier país desarrollado probablemente crea que vivimos en una era de estancamiento y decadencia: los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, esto es, la pobreza y la desigualdad están experimentando una época dorada. El auge de los populismos, de hecho, atestigua ese sentimiento de […]

Seguir Leyendo
larazon

No cumplimos ni congelando el gasto

A los pocos meses de que Rajoy llegara al poder, España se comprometió a cumplir con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (déficit público por debajo del 3% del PIB) en 2016. Sin embargo, las timoratas políticas de ajuste implementadas por el PP, unidas al electoralismo tributario previo a los comicios del 20-D (rebaja de […]

Seguir Leyendo
baner-confidencial

El Deutsche Bank necesitará un rescate

El Deutsche Bank, la mayor entidad financiera europea con unos activos equivalentes al 160% del PIB español, lleva dos años sembrando las dudas acerca de su supervivencia. La semana pasada, el diario alemán ‘Die Zeit’ incluso llegó a publicar que Merkel ya tenía preparado un plan de rescate para el banco. La preocupación no es […]

Seguir Leyendo
larazon

CNMV: genéticamente política

Los organismos reguladores como la CNMV o la CNMC son burocracias que pretenden controlar y administrar el capitalismo en función de criterios presuntamente objetivos: la ciencia ha descubierto ciertos “fallos de mercado” (como la información asimétrica o la tendencia a la oligopolización de ciertos sectores) que hacen imprescindible la intervención correctora del Estado. Por supuesto, […]

Seguir Leyendo
baner-confidencial

Por qué ha estallado el PSOE

La crisis interna del PSOE, la más grave desde la restauración de la democracia, ha sido descrita por muchos —especialmente sectores afines a Podemos— como una “crisis de régimen”: las presiones internas (Ibex 35) y externas (Unión Europea) que han recibido los socialistas les han impedido llegar a un acuerdo de gobierno con aquella coalición […]

Seguir Leyendo
larazon

La UE renuncia a refundar el capitalismo

Tras la crisis financiera de 2008, el clamor de los políticos a ambos lados del Charco fue unánime: resultaba imprescindible refundar el capitalismo para que desastres como el de entonces no se repitieran. Tan pomposa refundación pasaba por regular un sector financiero que supuestamente había estado desregulado hasta ese momento, esto es, pasaba por obligar […]

Seguir Leyendo
baner-confidencial

El vampiro Montoro muerde a las empresas

El PP finalmente ha cumplido su amenaza e incrementará los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades para intentar cuadrar las cuentas que él mismo descuadró con su populismo fiscal pre-electoral. Hasta aquí ninguna novedad: el PP lleva en su ADN ideológico machacar a impuestos a familias y empresas para mantener a flote un Estado hipertrofiado, […]

Seguir Leyendo
larazon

Conflicto de intereses

Suele afirmarse que la política es el ámbito de decisión donde el bien común prevalece sobre los intereses personales. Los distintos partidos son los representantes de la “voluntad popular” y, a través de su interacción parlamentaria, terminan alumbrando un entramado de normas que vela por las necesidades del conjunto de la comunidad. La crisis del […]

Seguir Leyendo
baner-confidencial

La gran mentira del socialismo del siglo XXI

Jeremy Corbyn ha sido reelegido líder del Partido Laborista reivindicando un “socialismo municipalista para el siglo XXI” frente “al sistema de libre mercado que ha generado una desigualdad grotesca y unos estándares de vida estancados”. O en otras palabras: tras el desastroso experimento de las últimas décadas, consistente en haber desmantelado el Estado en favor […]

Seguir Leyendo