Mises y Block se equivocan sobre sus teoremas regresivos del dinero (II)

Blog

Continuamos con el debate con Guillermo Sánchez a propósito de mis críticas al teorema regresivo del dinero de Mises y, en particular, su relación con el surgimiento de Bitcoin. Si quieres seguir la discusión, el orden correcto es este:

  1. Mi crítica al teorema regresivo del dinero de Mises.
  2. La réplica original de Guillermo Sánchez.
  3. Mi contrarréplica a Guillermo Sánchez.
  4. La dúplica de Guillermo Sánchez a mi contrarréplica.

Mi última tesis en este debate —la que ha merecido la última crítica de Guillermo— era doble: a) Block y Davidson malinterpretan a Mises y crean un nuevo teorema regresivo del dinero que no es el reflejado en los escritos del austriaco; b) el nuevo teorema regresivo de Block y Davidson no puede explicar simultáneamente por qué sí puede emerger Bitcoin a partir de una economía con precios monetarios y, en cambio, no puede emerger Bitcoin (o algún bien sin valor no monetario previo) a partir de una economía de trueque. Guillermo me critica ambos argumentos, así que voy a pasar a defenderlos.

A) ¿Cuál era el teorema regresivo según Mises?

Guillermo defiende a Block y Davidson valiéndose de tres argumentos: Mises considera que su teorema regresivo prueba la hipótesis de Menger sobre el origen del dinero (y Menger explicó el origen del dinero a partir del trueque); Mises dice que podemos retrotraer el origen del valor del dinero hasta el origen de los intercambios indirectos; Mises explica la emergencia del dinero fiat (o del dinero crédito) a partir del valor objetivo previo del dinero mercancía.

Sinceramente, me parecen dos argumentos cogidos por los pelos. Recuerdo brevemente cuál es mi interpretación sobre el teorema regresivo del dinero de Mises: según el austriaco, un bien sólo puede convertirse en dinero si ese bien posee un valor no monetario previo. Eso no significa que un bien no pueda convertirse en dinero sustituyendo a otro (y subrogándose en el valor de ese otro): significa que, como un determinado dinero no se intercambiará por “algo” que carezca de valor no monetario previo, un bien sólo podrá sustituir como dinero a otro bien si tiene valor no monetario previo.

Por ejemplo: si la plata es dinero, el oro podrá sustituir a la plata como dinero, porque el oro como mercancía tendrá un precio monetario en términos de plata, a partir del cual podrá establecerse la cadena de continuidad en el valor histórico del dinero. En cambio, si la plata es dinero, Bitcoin no podrá sustituir a la plata como dinero, porque como Bitcoin carece de usos no monetarios, no habrá precios en plata de Bitcoin como mercancía: y sobre esa inexistente base de precios, no podrá desarrollarse la demanda monetaria de Bitcoin ni establecerse una cadena de continuidad del valor histórico del dinero.

Antes de responder a las tres réplicas de Guillermo, permítanme volver a copiar la larga cita entera de Mises, destacando las partes que para mí son relevantes (p.110-111):

If the objective exchange-value of money must always be linked with a pre-existing market exchange-ratio between money and other economic goods (since otherwise individuals would not be in a position to estimate the value of the money), it follows that an object cannot be used as money unless, at the moment when its use as money begins, it already possesses an objective exchange-value based on some other use. This provides both a refutation of those theories which derive the origin of money from a general agreement to impute fictitious value to things intrinsically valueless’ and a confirmation of Menger’s hypothesis concerning the origin of the use of money. This link with a pre-existing exchange-value is necessary not only for commodity money, but equally for credit money and fiat money. No fiat money could ever come into existence if it did not satisfy this condition. Let us suppose that, among those ancient and modem kinds of money about which it may be doubtful whether they should be reckoned as credit money or fiat money, there have actually been representatives of pure fiat money. Such money must have come into existence in one of two ways. It may have come into existence because money-substitutes already in circulation, ie., claims payable in money on demand, were deprived of their character as claims, and yet still used in commerce as media of exchange. In this case, the starting-point for their valuation lay in the objective exchange-value that they had at the moment when they were deprived of their character as claims. The other possible case is that in which coins that once circulated as commodity-money are transformed into fiat money by cessation of free coinage (either because there was no further minting at all, or because minting was continued only on behalf of the Treasury), no obligation of conversion being de jure or de facto assumed by anybody, and nobody having any grounds for hoping that such an obligation ever would be assumed by anybody. Here the starting-point for the valuation lies in the objective exchange-value of the coins at the time of the cessation of free coinage. Before an economic good begins to function as money it must already possess exchange-value based on some other cause than its monetary function. But money that already functions as such may remain valuable even when the original source of its exchange-value has ceased to exist. Its value then is based entirely on its function as common medium of exchange.

A mi entender, la cita es suficientemente clara: cualquier bien económico (y recordemos que, para Mises, tanto el dinero-mercancía, como el dinero-crédito, como el dinero-fiat son bienes económicos) debe poseer un valor previo “based on some other cause than its monetary function” para devenir dinero. Pero, ¿qué encaje tienen las tres críticas de Guillermo?

  1. Que el teorema regresivo de Mises, tal cual yo lo expongo, sirva para probar la hipótesis de Menger sobre el origen del dinero a partir del trueque no significa que sólo pruebe eso: Es decir, que todo dinero deba tener siempre un valor no monetario previo incluye, como caso particular, que cuando el dinero surge a partir del trueque deba poseer un valor no monetario previo (pero no sólo cuando el dinero surge a partir del trueque).
  2. Que podamos retrotraer el valor del dinero al origen de los intercambios indirectos no implica que no todo dinero deba poseer valor no monetario previo: Para Mises, en la secuencia de evolución dineraria ganado-sal-plata-oro existe una conexión histórica entre el valor del dinero y el valor no monetario del ganado (él mismo habla de “the important conclusion follows that a historically-continuous component is contained in the objective exchange-value of money”). Pero ahí no está afirmando que la secuencia pueda ser ganado-sal-plata-Bitcoin. De este argumento de Mises (el dinero tiene un valor histórico continuo hasta su origen desde el trueque) no se sigue que Mises acepte que algún dinero pueda surgir sin poseer valor no monetario previo.
  3. Mises explica el origen del dinero fiat a partir del dinero mercancía: En efecto, Mises lo explica en la cita extractada anteriormente. Y fijémonos en que Mises es muy claro al decir que el dinero fiat sólo puede surgir de dos formas (impago de promesas de pago en dinero mercancía; cese de la libre acuñación de monedas basadas en dinero-mercancías). Mises NO contempla como posible emergencia del dinero fiat el libre intercambio entre un dinero mercancía y algo que, como Bitcoin, carece de valor no monetario previo. ¿Y por qué Mises no contempla esta posibilidad? Él mismo lo explica en la larga cita anterior: “since otherwise individuals would not be in a position to estimate the value of the money”. Es decir, Mises en ningún momento habla de que el dinero fiat pueda surgir de la nada apenas existiendo un sistema de precios monetarios previo expresado en términos de otro dinero: y en este caso la omisión es relevante porque él mismo especifica que el dinero fiat sólo puede surgir de esas dos formas (es, pues, una omisión excluyente de otras formas).

En definitiva, el teorema regresivo de Mises tal cual lo expuso Mises no permite explicar el origen de Bitcoin sin suponer que Bitcoin posee valor no monetario previo. Mises es claro al explicar que la conexión histórica de valor entre las distintas formas de dinero requiere de precios previos, y esos precios previos no pueden darse en ausencia de un intercambio previo entre el antiguo dinero y el aspirante a nuevo dinero: intercambio previo que, para poder darse, requiere que el aspirante a nuevo dinero posea de valor no monetario previo.

B) ¿Puede el nuevo teorema regresivo explicar coherentemente el surgimiento de Bitcoin?

El nuevo teorema regresivo de Block y Davidson —que no es el de Mises— cae en una contradicción al afirmar, por un lado, que sí es posible que Bitcoin surja “de la nada” en un contexto con precios monetarios y al negar, por otro, que es imposible que Bitcoin surja “de la nada” en un contexto sin precios monetarios. Guillermo, empero, considera que no se produce tal contradicción por lo siguiente:

Bitcoin no puede surgir sin un contexto de precios no monetarios porque, en ausencia de utilidad no monetaria previa de Bitcoin, no habría intercambios directos entre Bitcoin y el resto de bienes de una economía; y sin ese precio determinado por intercambio directo, no podrán incorporarse usos monetarios adicionales a Bitcoin. Nótese que este argumento es calcado al que, según mi interpretación, utiliza Mises en su teorema regresivo, pero Guillermo, Block y Davidson lo limitan sólo para una economía de trueque (cuando Mises lo aplicaba para cualquier surgimiento de un nuevo dinero). Pero es un mal argumento en cualquier caso.

El valor depende de la utilidad: la utilidad puede ser no monetaria (satisfacción de fines últimos) o monetaria (utilidad de efectuar intercambios más eficientemente). No hay ninguna razón para que la utilidad monetaria deba construirse necesariamente sobre la utilidad no monetaria: cosa que extrañamente Guillermo, Block y Davidson reconocen para el caso de surgimiento de nuevos dinero en un contexto de economía con precios monetarios pero rechazan para el caso de una economía de trueque.

Imaginemos que un bien carece de valor no monetario pero posee unas excelentes propiedades para ser un excelente medio de cambio (Bitcoin). ¿Por qué, si esperamos que ese bien pueda convertirse en medio de intercambio general, no podemos pujar por él hoy? Guillermo razona aquí circularmente: nadie esperará que se convierta en dinero porque, sin valor no monetario previo, no hay razón para que se convierta en medio de cambio generalizado. Pero basta con que exista una remotísima posibilidad de que ese bien se termine convirtiendo en dinero —aunque sea la posibilidad de que se forme una burbuja irracional sobre ese bien, cosa que jamás puede descartarse— para que alguien esté dispuesto a intercambiar sus bienes y servicios finales (comida, vestido, mobiliario…) a cambio de ese bien sin valor no monetario pero que podría llegar a tener valor monetario (Bitcoin): en ausencia de utilidad monetaria previa y dada la enorme incertidumbre de que un bien se transforme en dinero a largo plazo, lo habitual es que al principio se intercambia con unos descuentos gigantescos (recordemos los muy bajos precios iniciales de Bitcoin en su lanzamiento). Pero una vez existe un valor de cambio objetivo original (una vaca a cambio de 10 millones de Bitcoins), ya es posible que se genere una demanda monetaria sobre el mismo. El proceso es exactamente el mismo al descrito por Menger para el dinero-mercancía: partimos de un precio no monetario entre, por ejemplo, el oro y el resto de bienes y, a partir de ahí, ya se construye una demanda monetaria.

Al fin y al cabo, en una economía de trueque ya existen precios: cada intercambio entre un bien y otro ya constituye un precio; por tanto, ya existe un contexto de precios dentro del que puede insertarse Bitcoin. Es verdad que no existen precios monetarios, a saber, precios expresados en una unidad de cuenta común; pero evidentemente tampoco existen cuando un bien con utilidad no monetaria previa se transforma en dinero partiendo desde una economía de trueque. La diferencia entre ambos casos se justifica en que, como hemos visto, sí hay intercambios de trueque entre mercancías con valor no monetario previo, pero no las hay entre unas mercancías con valor no monetario previo y otras sin valor no monetario previo. Ahora bien, la coherencia de este último argumento se rompe cuando se pretende justificar que Bitcoin sí puede emerger a partir de una economía con precios monetarios, y que para ello sólo basta que Bitcoin se intercambie por dólares o euros.

Fijémonos en la contradicción interna:

  • Situación de trueque –> para que surja dinero se necesita de una estructura de precios no monetarios –> por tanto, se requiere que el futuro dinero posea un valor no monetario previo porque no es posible el intercambio entre mercancías y bienes sin valor no monetario previo.
  • Situación de economía monetaria –> para que surja un nuevo dinero se necesita una estructura de precios donde el antiguo dinero actúe como unidad de cuenta –> no se requiere que el bien aspirante a nuevo dinero posea valor no monetario previo porque… ¿sí hay intercambios entre el antiguo dinero y el bien aspirante a nuevo dinero?

Insisto en la falta de coherencia interna: si negamos que algo inútil (Bitcoin) pueda intercambiarse por algo útil (vacas, coches, ropa…) en una situación de trueque, ¿por qué admitimos que sí es posible que algo inútil (Bitcoin) se intercambie por algo útil (euros, dólares, yenes…) en una economía monetaria? Si creemos que los agentes económicos compran cosas inútiles, dando precio a esas cosas inútiles, habrá que admitir la posibilidad de que las compren en el trueque y fuera del trueque: y si por cualquier motivo las compran en trueque (1 vaca 10.000 Bitcoins; 1 coche 100.000 Bitcoins…), ya existirán precios por intercambio directo sobre las que desarrollar la demanda monetaria de las cosas inútiles. Si negamos que los agentes económicos compren cosas inútiles, tampoco las adquirirán en una economía monetaria y, por tanto, todo nuevo dinero dentro de una economía monetaria requerirán de un valor no monetario previo (teorema regresivo original de Mises).

En definitivo, reafirmo mi tesis original: el teorema regresivo del dinero de Mises en su versión original no permite explicar el origen de Bitcoin; el nuevo teorema regresivo de Block y Davidson es incoherente internamente.

Seguir Leyendo
Blog

La inflacionista MMT contra Minsky

Muchos defensores de la Modern Monetary Theory (MMT) sostienen que el Estado puede pagar todas sus deudas simplemente imprimiendo billetes, que no es necesario acumular superávit presupuestario alguno. La MMT bebe mucho de las teorías monetarias del postkeynesiano Hyman Minsky (el académico más importante dentro de la MMT es Randall Wray, y él mismo se […]

Seguir Leyendo
Blog

Mises y Block se equivocan sobre sus teoremas regresivos del dinero

Guillermo Sánchez ha replicado desde su blog Econo-Mía [y Tuya] (aprovecho para recomendar encarecidamente la lectura regular de ese gran blog) a una de mis últimas anotaciones criticando el teorema regresivo de Mises. Básicamente, lo que sostiene Guillermo, basándose en un reciente artículo de Walter Block y Laura Davidson, es: El teorema regresivo sólo establece que […]

Seguir Leyendo
Blog

Crítica al teorema regresivo de Mises

El libro en el que me hallo ahora mismo trabajando es una crítica a La teoría del dinero y de los medios fiduciarios de Ludwig von Mises. Aquí un extracto sobre el teorema regresivo: Comencemos por el teorema regresivo del dinero: si la utilidad del dinero procede de su liquidez —esto es, de la utilidad de su […]

Seguir Leyendo
Blog

Multiplicador keynesiano y teoría de la liquidez

El multiplicador keynesiano de la inversión indica que un aumento del gasto en inversión termina provocando un aumento multiplicado de la producción y de la renta. En principio, la idea base del multiplicador es que la inversión puede aumentar sin que el ahorro lo haga previamente: la inversión multiplica la renta lo suficiente como para […]

Seguir Leyendo

¿Qué es y qué efectos tiene un Quantitative Easing?

El Banco Central Europeo acaba de anunciar una “flexibilización cuantitativa” (Quantitative Easing) por importe de 1,1 billones de euros: algo más que todo el Producto Interior Bruto de España. Al entender de muchos, esta “inyección de dinero” en la economía es la clave de nuestra recuperación, pero para evaluar realmente sus efectos conviene conocer tanto […]

Seguir Leyendo

El coste del patrón oro

La elección de un sistema monetario puede plantearse como una elección en términos de coste-beneficio: qué beneficios netos exhibe un determinado patrón monetario sobre sus alternativas. Justamente, una de las críticas más extendidas en contra del patrón oro ha sido su elevado coste de oportunidad en términos de recursos inmovilizados: la existencia de un patrón […]

Seguir Leyendo

El origen evolutivo del dinero

La teoría sobre el origen evolutivo del dinero fue desarrollada por el economista austriaco Carl Menger en diversas obras pero muy especialmente en su libro El dinero (1909). Dándole a la teoría mengeriana una relectura actualizada, podríamos decir que en una comunidad donde el trabajo está total o parcialmente dividido resulta necesario distribuir entre sus […]

Seguir Leyendo