Multiplicador keynesiano y teoría de la liquidez

Blog

El multiplicador keynesiano de la inversión indica que un aumento del gasto en inversión termina provocando un aumento multiplicado de la producción y de la renta. En principio, la idea base del multiplicador es que la inversión puede aumentar sin que el ahorro lo haga previamente: la inversión multiplica la renta lo suficiente como para aumentar el ahorro que autofinancie la inversión.

Muchos liberales rechazan por absurdo el multiplicador, pero no deberían. El multiplicador multiplica siempre el gasto y, en presencia de recursos ociosos, puede multiplicar no sólo la producción sino también el empleo. Ahora bien, en contra de lo que decía Keynes, el multiplicador no niega la relación clásica entre ahorro e inversión: un mundo con abundantes recursos ociosos es un mundo donde el volumen de ahorro es muy elevado (si no lo fuera, los recursos no estarían ociosos, sino que se estarían consumiendo). Lo que sucede es que se trata de un ahorro materializado en liquidez (atesoramiento o desapalancamiento).

Lo que Keynes reclama con el multiplicador, por tanto, es que ese ahorro líquido se transforme en inversión ilíquida (ahorro a corto plazo en forma de inversión a largo plazo). Y ahí creo que sí podemos atacarlo, con bastante razón, debido a las descoordinaciones intertemporales que provoca su multiplicador de la inversión.

Ahora bien, en un mundo con recursos ociosos y abundantes saldos líquidos de tesorería sí sería posible (no descoordinador) multiplicadores de la inversión que tomaran la forma de inversiones autoliquidables: es decir, financiación de la producción a corto plazo de bienes de consumo en alta demanda. Aquí es donde entra la Doctrina de las Letras Reales y, también, donde entran las críticas de Antal Fekete a propósito de que el abandono del patrón oro (y la aniquilación de un sistema financiero habituado al descuento de letras autoliquidables) provocó la destrucción del fondo de salarios que permitía recolocar con rapidez a una gran cantidad de desempleados incluso en medio de una recesión. En el fondo, lo que está proponiendo Fekete no es más que la focalización del multiplicador keynesiano de la inversión en forma de inversiones autoliquidables: por muy outsider que a muchos pueda parecerles, en realidad es coger el mainstream y aplicarle una cierta dosis de sensatez y prudencia financiera

Seguir Leyendo
Blog

El trilema de la filosofía política

Una corriente de filosofía política puede defender al menos dos de estos tres principios, pero no los tres a la vez: redistribución coactiva de la renta, autoorganización política (de los pueblos o de los individuos) y universalidad de los derechos. – Redistribución coactiva de la renta + universalidad de los derechos = Socialdemocracia (sobre todo […]

Seguir Leyendo
Blog

Limpieza municipal y sobredimensión estatal

Cada vez que protestéis por el pésimo estado de limpieza de nuestras calles, plantearos lo siguiente: una de las funciones nucleares de cualquier ayuntamiento es la limpieza de calles, plazas y demás zonas comunes. Que ni siquiera ese servicio nuclear sean capaces de desarrollarlo con un mínimo éxito pone de manifiesto dos problemas: – La […]

Seguir Leyendo
Blog

Razón y emoción en el debate catalán

El debate secesionista es, por desgracia, un debate abonado para sentimentalismos donde cualquier atisbo de racionalidad suele verse marginado. Por eso, si queremos mantener el debate en el plano racional, deberíamos evitar sesgos de confirmación, argumentaciones ad hoc y racionalizaciones a posteriori. Dicho de otro modo: – Las personas que “amen a España”, que sufrirían […]

Seguir Leyendo
Blog

La incoherencia del independentismo catalán

El independentismo catalán mainstream tiene un problema de coherencia interna importante: ¿puede uno reclamar un derecho para sí mismo sin reconocerles ni respetar ese mismo derecho para los demás (principio de reciprocidad)? No, no puede, porque en tal caso no está reclamando un derecho, sino un privilegio. Ante esto, caben dos salidas: – Rectificar: Reconocer […]

Seguir Leyendo
Blog

¿Imprimir dinero genera inflación?

Creo que muchas veces respondemos que SÍ de manera apresurada y descalificamos con demasiada rapidez a quienes lo niegan (sin siquiera llegar a entender en qué aciertan y en qué se equivocan). Volvamos a la ecuación cuantitativa: M*V=P*Q. Un aumento de M da lugar a un aumento de P si, como consecuencia de un aumento […]

Seguir Leyendo