Menos regulación y menos privilegios para la banca

larazon

Una de las mentiras más extendidas a lo largo de la presente crisis económica es que el origen de la burbuja financiera que nos terminó devorando cabe hallarlo en la autorregulación bancaria. Es justamente esa mentira la que ha sumergido a las economías occidentales en un permanente proceso de rearme regulatorio del sector financiero dirigido a incrementar sus requisitos de solvencia y de liquidez.

Ayer, el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, alzó la voz contra esa vorágine re-regulatoria. Según este directivo, los continuos cambios normativos que se siguen introduciendo en EEUU y en Europa impiden conformar un marco estable y previsible dentro del que las entidades financieras puedan tomar sus decisiones económicas de largo plazo: por ello, ha reclamado suspender la aprobación de nuevas normas para así acabar con la incertidumbre regulatoria.

Y, ciertamente, Gortázar tiene razón al denunciar que la lentitud de nuestros políticos en diseñar una nueva estructura legal para las entidades financieras está lastrando el desarrollo empresarial del sector, perjudicando a su vez a toda la restante economía necesitada de unos intermediarios crediticios que funcionen correctamente. Ahora bien, el problema de fondo es otro: el fiasco de la burbuja financiera no fue el resultado de la desregulación bancaria sin más, sino de la combinación de una menor regulación bancaria con los mismos perversos privilegios estatales de siempre.

A la postre, para que la autorregulación de cualquier sector tenga visos de ser eficaz, resulta imprescindible que los agentes internalicen todos los costes de sus decisiones: que sean libres de actuar pero también responsables de las consecuencias de su actuación. La banca, por el contrario, lleva décadas enchufada al grifo de los rescates estatales: a los manguerazos de liquidez de la banca central y a las inyecciones de capital de los Estados. Son esos privilegios los que distorsionaron toda autorregulación. No necesitamos más regulación con idénticos privilegios, sino menos privilegios y más autorregulación financiera no falseada por prebendas políticas.

Seguir Leyendo

Los bancos centrales juegan con los mercados

larazon

Los bancos centrales poseen una influencia desproporcionada sobre nuestras economías, en tanto en cuanto ostentan el monopolio de la creación de “dinero”. Su poder es tan elevado que ni siquiera necesitan tomar decisiones para que las repercusiones comiencen a sentirse: sus pronunciamientos son capaces de influir gravemente sobre las expectativas de consumidores o inversores y, […]

Seguir Leyendo

El rescate de las cajas: una cara canallada política

baner-confidencial

El rescate de las cajas de ahorro españolas —esas instituciones de crédito que se convirtieron en la banquita personal de todos los partidos políticos y del corrupto empresariado patrio que se arrimaba a su vera— requirió de una inyección directa de capital de 61.500 millones de euros: de ese importe, el Fondo de Garantía de Depósitos […]

Seguir Leyendo

Volveremos a incumplir en 2017

larazon

Finalmente, la Comisión Europea ha dado su brazo a torcer y permitirá que España prorrogue los presupuestos de 2016. En el fondo, no le quedaba otra: a estas alturas ya es materialmente imposible elaborar y aprobar unas nuevas cuentas públicas, por lo que la única alternativa realista será repetir con las vigentes. Ahora bien, por […]

Seguir Leyendo

Ahorro o pensiones bajas

larazon

A lo largo de los próximos 40 años se jubilarán 25 millones de españoles. A todos ellos el sistema público de pensiones les promete un retiro digno. Pero no será así. En apenas tres décadas pasaremos de contar con dos cotizantes por pensionista a solo uno: por necesidad, pues, las pensiones se reducirán en relación […]

Seguir Leyendo

Estado fallido y sociedad fallida

Blog

Suele calificarse a aquellas sociedades caóticas, donde no se respeta la propiedad privada, los contratos o incluso la integridad física de las personas, como “Estados fallidos”. El término es del todo inapropiado: en realidad, son “sociedades fallidas” (el propio Rawls reconoce que el respeto a la justicia es la columna vertebral de una sociedad). Una sociedad […]

Seguir Leyendo