Contra las tasas Tobin y Google

El Gobierno socialista de Pedro Sánchez acaba de aprobar dos nuevos impuestos que socavan las bases productivas y financieras de la economía española: la (mal) llamada Tasa Tobin y la (mal) llamada Tasa Google. Con ambas medidas, el Ejecutivo dice que aspira a recaudar más de 2.000 millones de euros anuales; en realidad, será bastante menos: en un reciente informe, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) cuantificó la recaudación en un máximo de 1.818 millones de euros y en un mínimo de 966 millones. Sin embargo, los daños que ambas figuras tributarias generarán sobre nuestra economía serán sustancialmente mayores.

Empecemos con la “Tasa Tobin”: en realidad, no se trata de una tasa, sino de un impuesto del 0,2% sobre la compraventa de acciones emitidas en España por empresas con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros (impuesto que, para más inri, ni siquiera fue defendido en su configuración actual por el economista James Tobin, a quien erróneamente se le atribuye su paternidad intelectual). Las consecuencias directas de este impuesto serán dobles: por un lado, reducirá la liquidez de estos títulos financieros —puesto que menos inversores estarán dispuestos a efectuar transacciones con estos activos por cuanto tendrán que cargar con el pago del impuesto— y, por otro y derivado de lo anterior, las empresas afectadas lo tendrán más complicado para captar nuevo capital emitiendo nuevas acciones en nuestro país —dado que los potenciales inversores sabrán que estarán adquiriendo títulos de los que ulteriormente les será más complicado desprenderse—. Es decir, la “Tasa Tobin” significará menos liquidez para los ahorradores y menos inversión entre las grandes empresas nacionales: y, justamente, lo que necesita la economía española para transformar su modelo productivo hacia sectores con un mayor valor añadido es ahorro e inversión, las dos variables que el PSOE penalizará con este nuevo tributo.

Sigamos ahora con la “Tasa Google”: en realidad, tampoco se trata de una tasa sino de un impuesto del 3% sobre los ingresos obtenidos en concepto de servicios de publicidad online, de intermediación por internet o de venta de datos digitales por parte de empresas que facturen en España más de 750 millones de euros (impuesto que, para más inri, tampoco afecta en exclusiva a Google, sino a cualquier empresa que proporcione servicios digitales en nuestro país, tales como Amazon, Facebook o Uber). De acuerdo con el Gobierno, el elevado umbral de la cifra de negocios mínima para hallarse sujeto a este impuesto hará que las pymes no tengan que preocuparse por él, pero no es así en absoluto. Muchas pequeñas y medianas empresas carecen de infraestructura propia para anunciarse eficazmente en internet o para implementar servicios de venta online: por ello, esas pymes contratan los servicios de publicidad online que les proporcionan algunas grandes empresas (por ejemplo, los anuncios que aparecen en las búsquedas de Google o en los perfiles de Facebook) o los servicios de intermediación digital que también les proporcionan otras grandes empresas (por ejemplo, el Amazon Marketplace, a través del cual cualquier compañía puede colocar sus productos en el escaparate de Amazon y, a su vez, subcontratar la gestión del envío o de las devoluciones). Todos estos servicios que Facebook, Google o Amazon ofrecen a las pymes españolas y que, en consecuencia, facilitan que éstas den el salto hacia la digitalización y hacia la internacionalización, se verán a partir de ahora gravados en perjuicio no sólo de sus proveedores (las grandes empresas) sino también de sus clientes (las pequeñas empresas, a las que se les repercutirá todo o parte de este nuevo impuesto). En otras palabras, la “Tasa Google” significará menor digitalización de la economía española y, por tanto, menor competitividad y menor potencial exportador: y, justamente, lo que también necesita la economía española para continuar creciendo de manera sostenible es digitalizarse e internacionalizarse, dos actividades que el PSOE penalizará con este nuevo tributo.

En definitiva, la economía española necesita ahorro e inversión para digitalizarse e internacionalizarse: la “tasa Tobin” ataca el ahorro y la inversión, mientras que la “tasa Google” ataca la digitalización y la internacionalización. En lugar de recortar el gasto público, el Gobierno socialista apuesta por continuar parasitando las bases financieras y productivas del desarrollo de nuestra economía. 

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on reddit
Compartir en Reddit
Share on telegram
Compartir en Telegram

Deja un comentario

RECORDATORIO DE PRIVACIDAD

De acuerdo con las leyes vigentes de protección de datos de la UE, tómese un minuto para revisar los términos y condiciones de uso de mi web. Mis términos describen cómo uso los datos y las opciones disponibles para usted. Al clickar en el botón acepta las condiciones de la política de privacidad y el uso de cookies.