Los recortes del primer año de Rajoy

Recién publicados los datos de Contabilidad Nacional, y a menos que haya sorpresas en el futuro, ya podemos valorar los recortes del gasto del primer año de gobierno de Rajoy. Son estos:

En términos nominales, y excluyendo el coste de la recapitalización bancaria, estamos en niveles de gasto superiores a los de 2008; en términos reales, seguimos superando el gasto público total de 2006. Acaso se diga que es por culpa de los intereses de la deuda, pero no: aun excluyéndolos, el gasto total de 2012 sería bastante superior al de 2006 en términos reales.
Acaso lo más destacable del primer año de gobierno de Rajoy en materia de gasto, sin embargo, es que, excluyendo de nuevo el coste dela recapitalización de los bancos, es el año en el que más se reduce el gasto público: casi 20.000 millones de euros frente al recorte de 9.000 millones de 2011. A muchos semejante reducción les parecerá un insufrible ejercicio de austeridad, pero lo cierto es que se trata de un primer y muy insuficiente paso para reconducir las cuentas públicas: recordemos que en 2011 cerramos con un déficit de casi 100.000 millones de euros. Por tanto, todavía quedan unos tres cuartos del camino total por recorrer.
¿Y dónde ha recortado Rajoy en este primer año? Fundamentalmente en inversión pública, la parte más facilona del asunto. Aunque también ha metido algo de mano en empleo público (la paga extra y la reducción del personal contratado) y marginalmente en consumos intermedios (gastos corrientes de los distintos servicios estatales) y en subvenciones al sector privado.

2011 2012 Recorte
Empleo público 123.550 116.087 -7.463
Consumos intermedios 62.216 59.386 -2.830
Subvenciones 11.820 10.060 -1.760
Inversión pública 41.408 27.726 -14.109
Otros 17.757 15.417 -2.340
Intereses 26.130 31.307 5.177
Prestaciones sociales 193.761 197.211 3.450
Total 476.642 457.194 -19.875

 
Si a estos casi 20.000 millones de recorte del gasto le sumamos los 2.300 millones en que ha aumentado la recaudación después de freírnos a nuevos impuestos (sí: sólo 2.300 millones), tenemos el recorte de 22.000 millones que explica que el déficit, sin contar el rescate a la banca, pase del 9,1% del PIB al 7,1%.
Como muchos sabréis, en mi libro Una alternativa liberal para salir de la crisis esbozo un plan de recorte alternativo con respecto a los niveles de gasto de 2011. No me voy a expandir aquí en los detalles concretos, pero básicamente se resume en reducir en 40.000 millones el gasto en empleo público, reducir en 45.000 millones el gasto en prestaciones sociales, reducir en 10.000 millones el gasto en subvenciones y reducir en 25.000 millones el gasto en inversión pública (hoy otros recortes propuestos, pero los importantes son los anteriores). Tales medidas nos permitirían ahorrar en términos brutos unos 120.000 millones de euros y, en términos netos (caída de la recaudación y aumento de otros gastos) al menos 80.000 millones. Comparemos pues:

2011 2012 Mi propuesta
Empleo público 123.550 116.087 83.550
Subvenciones 11.820 10.060 0
Prestaciones sociales 193.761 197.211 148.761
Inversión pública 41.408 27.726 16.408

 
Es ciertamente probable que la cifra de prestaciones sociales, como consecuencia el inevitable incremento del desempleo a corto plazo, hubiese subido en 10.000 o 15.000 millones, pero aun así el efecto neto de reducción del gasto superaría los 100.000 millones de euros (que unido a la también inevitable caída de la recaudación fiscal terminaría arrojando un ahorro de 80.000 millones). Con un ajuste alternativo de 80.000 millones en el déficit, España habría cerrado 2012 con un déficit del 1% del PIB, suficiente como para que no se ponga ni mucho menos en duda nuestra solvencia.
De nuevo, disminuir estas magnitudes el gasto total y, muy en particular, el gasto en empleo público y prestaciones sociales podrá parecer un desmantelamiento en toda regla del hipertrofiado Estado español. Ojalá, pero no: en términos nominales, la reducción propuesta nos dejaría en un tamaño del Estado propio de los años 2004 (en materia de empleo público) y 2007 (en prestaciones sociales). En términos reales, en un tamaño del Estado entre 2000 (en materia de empleo público) y 2004 (en prestaciones sociales). De hecho, el gasto total sobre el PIB habría cerrado 2012 en el 35% (en lugar del 44% actual), muy lejos, ciertamente del Estado cadavérico.
Mi impresión es que el PP podría haber acometido recortes de esta magnitud nada más ganar las elecciones con mayoría absoluta allá por finales de 2011 y principios de 2012. Tenía el capital electoral para hacerlo pero, en su lugar, optó por emplearlo para machacar a impuestos a la ciudadanía para minimizar los recortes de su sector público. El problema es que la estrategia de sangrar a tributos a familias y empresas apenas ha servido para mantener a flote la recaudación de 2011 al coste de provocar un hundimiento mucho mayor de la actividad económica del que se habría producido recortando los gastos. Y a estas alturas de la película, el Gobierno ya no está legitimado para acometer los dos grandes recortes que tiene pendientes: prestaciones sociales (¡cuyo gasto ha subido en 2012!) y empleo público (a quienes se ha prometido restablecer la paga extra en 2013). Y si no puede hacerlo, el déficit no bajará del 7% actual a menos que haya una milagrosa recuperación que es difícil que se produzca mientras las crecientes dudas sobre la solvencia de nuestro país sigan ahí.
En resumen: sí, en 2012 ha habido recortes del gasto, pero muy inferiores a los imprescindibles. Y en esto no valen medias tintas: los recortes del gasto y del déficit eran necesarios para restablecer nuestra solvencia. Si no la hemos restablecido (y con un déficit de más de 70.000 millones es difícil pensar que así es), apenas no sirven de nada. Es como querer mantener a flote una empresa que en lugar de perder 100 millones al año ha pasado a perder sólo 70: se han reducido las pérdidas, sí, pero continúa siendo una ruina y, mientras lo sea, estará abocada a desparecer. En esas estamos: en manos de un gobierno irresponsable obsesionado con minimizar los recortes necesarios del gasto para mantener su chiringuito a flote, con una ciudadanía cansada de ajustes que no surten efecto y esperando todos ellos una recuperación milagrosa que les permita regresar a los felices años de la burbuja. Desde luego, están presentes todos los ingredientes para que esto acabe del peor modo posible.

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on reddit
Compartir en Reddit
Share on telegram
Compartir en Telegram

Deja un comentario

RECORDATORIO DE PRIVACIDAD

De acuerdo con las leyes vigentes de protección de datos de la UE, tómese un minuto para revisar los términos y condiciones de uso de mi web. Mis términos describen cómo uso los datos y las opciones disponibles para usted. Al clickar en el botón acepta las condiciones de la política de privacidad y el uso de cookies.